Sitio emblemático de la geografía amanciera, donde tuvo asiento la segunda Granja del Pueblo construida por la Revolución, y poseedora de una tradición revolucionaria y agrícola digna de preservarse, la comunidad rural de La Tulita renueva su imagen con el concurso de sus 32 habitantes.

 

En la edición dominical del proyecto sociocultural comunitario “Por nosotros mismos”,  se demostró la capacidad movilizadora de los vecinos de esa barriada perteneciente a la circunscripción número 52, del Consejo Popular 07, de Vicente Pérez.

El Grupo de Trabajo Comunitario, con el apoyo de las organizaciones de masas y de las estructuras administrativas locales, echó por tierra el estigma del fatalismo geográfico y hoy el panorama del lugar es bien diferente.

La higiene comunal sorprende a los visitantes; hay criterios muy favorables acerca de la situación del transporte, con rutas alternas de carahatas y semiómnibus; la buena preparación de los alumnos del primero al sexto grados en el seminternado “Turcios Lima”; la atención del médico de la familia es excelente, aunque se precisa aunar voluntades para  garantizar el abasto de agua potable.

También ese enclave tiene un gran peso en las ramas agropecuaria y la ganadería, así como la cañero-azucarera, donde la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) de Vicente Pérez, está inmersa en la preparación de tierras para la próxima campaña del llamado oro dulce.         

Momento de especial significación fue la entrega a la joven maestra Ailín Vega del carné que la acredita como militante del Partido Comunista de Cuba (PCC) por la Máster Marbelis Mir, primera secretaria de la organización política en Amancio, quien estuvo acompañada además de Daniel Celada, presidente del Gobierno, otros dirigentes y funcionarios a nivel local y provincial.