Con demandas para incrementar los títulos editoriales dirigidos a todos los públicos y proponer temas de mayor alcance, concluyó satisfactoriamente en el municipio de Amancio la Feria del Libro 2013.

 

Si bien este evento rebasó los límites de su conceptualización, con la presencia de creadores de otras expresiones artísticas que le dieron mayor relace, es criterio especializado de que es menester ampliar el diapasón de ofertas a niños, jóvenes y adultos, y cumplir el axioma de que el arte tiene cabida en los corazones, con una dosificada intención.

Según Nolguin Peña, especialista en Literatura que participó en diálogos de “El autor y su obra” con escritores invitados y del municipio, opina  que hubo en determinados horarios cierta afluencia de público a los espacios de venta e intercambio cultural.

Aún cuando el Centro Provincial del Libro en Las Tunas no pudo suministrar títulos más sugerentes, sobresalió la labor de los es escritores locales, quienes comentaron sus últimos textos, en tanto la venta se comportó favorablemente, pero ese no es el objetivo más primordial.

La fiesta literaria amanciera tuvo como anfitriona de honor a la joven escritora Yuraima Trujillo Concepción, quien compartió con los lectores su obra más reciente, “La niña de la casa grande”, y cuyo contacto personalizado hizo más próximo el cálido encuentro literario.  

Varias conclusiones se pueden extraer de este evento cultural. Quedó demostrado que es necesario ampliar los espacios de comunicación para socializar las obras que con mucho talento y calidad, se abren paso en el universo literario.

La Feria del Libro en Amancio fue asumida con la trascendencia que ello implica y esperan satisfacer, en próximas ediciones, su sed de conocimientos a través de  diccionarios, títulos de cocina e infantiles. Sin dudas, fue otro punto favorable al empeño de la cultura general e integral de los lugraeños.