Yanisbeth y Claudia

Yanisbeth y Claudia, son sencillamente valientes, ellas pusieron por delante el deber y se fueron al Centro de Aislamiento creado en el municipio de Amancio para apoyar el enfrentamiento a la Covid_19.

Yani, es trabajadora del Centro de Documentación de Educación y Claudia, profesora de la Universidad de Las Tunas, ambas estaban vinculadas a las pesquisas en el barrio y a las labores de la mensajería con los adultos mayores.

Pero no dudaron, en dar su disposición, aunque nunca imaginaron estar en la zona roja, ante un peligro real, y eso les hizo ser conscientes de la responsabilidad que asumían .

Yanisbeth y Claudia

Acostumbradas al trabajo hogareño, nunca imaginaron el tamaño y el esfuerzo de la tarea que les tocó. “Te podrás imaginar que eran bolsos y más bolsos de ropas, guantes, batas, sobre batas, gorros, botas, nasobucos, sabanas, toallas, a veces veíamos todo aquello y pensábamos no vamos a terminar nunca, pero pá lante había que hacerlo y le metimos el pecho y cumplimos”.

“Teníamos la ayuda incondicional de Yanoski, un muchacho de una base productiva, que era él que se encargaba de preparar la candela para hervir la ropa y cuando llegábamos a la lavandería ya lo tenia todo listo”.

“Fueron días difíciles estar lejos de la casa, de las comodidades, y para colmo había mal tiempo, llovía todos los días y teníamos que estar pendientes de que la ropa no se fuera a mojar, pero nunca nos faltó la ayuda de otros compañeros para garantizar que todo estuviera en tiempo”.

Teníamos que protegernos, por nosotras y por la familia, usar los medios de protección y hacer el lavado de la ropería como establecen las normas en salud, y en estas condiciones tan complejas, porque es un engranaje donde nada puede fallar y donde nosotras cumplimos un rol fundamental”.

“Después que han pasado los días y hemos podido aquilatar toda la responsabilidad que nos tocó, no nos arrepentimos de haber estado allí donde nos convocó el deber y si tuvieramos que volver la disposición sería incondicional.

Yanisbeth y Claudia, son menuditas y delicadas, pero nadie imagina que fortaleza física y de carácter tienen estas muchachas para enfrentar cualquier reto que la vida les imponga. Ella son sencillamente valientes de esos jóvenes de hoy vienen a ofrecer su corazón.