Amancio celebra día del Trabajador de Transporte. Foto: Archivo

El Día del Trabajador del Transporte se celebra en Cuba cada 28 de junio, desde hace 49 años, para reconocer la labor de los hombres y mujeres que a todo lo largo y ancho del país, se esfuerzan para mantener la vitalidad de un servicio que cada día el pueblo demanda y se perfecciona gracias al trabajo en conjunto.

La fecha fue escogida en el Primer Congreso del sector, donde se unificaron las organizaciones obreras del ramo existentes en ese momento: Transporte, Ferroviario y Aviación.
 
En ese encuentro, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en coordinación con el secretariado del ejecutivo sindical allí electo, declaró esa fecha  como Día del Trabajador del Transporte.

Este año, la celebración tiene su peculiaridad, pues la labor de los transportistas se ha multiplicado cobrando protagonismo durante los últimos meses, donde el traslado de muestras, enfermos, personal de la Salud y trabajadores de determinados sectores priorizados, han marcado las jornadas.

Hay que reconocer que a pesar del riesgo y el temor, y sin descuidarse, ha primado el altruismo de hombre y mujeres que cada día contribuyen decisivamente a enfrentar los desafíos de una pandemia sin rostro y sin piedad.

Con casi cinco décadas de instaurada la festividad, los transportistas cubanos celebran su día con los importantes compromisos de consolidar los logros alcanzados, incrementar la calidad de los servicios en la transportación de los pasajeros, continuar con el proceso de reordenamiento del sector no estatal y velar por el control cada vez más eficaz del uso del combustible.

Con la celebración, en el municipio de Amancio, se destaca la voluntad y el empuje de quienes prestan un servicio altamente demandado por nuestra población y del que forman parte gran cantidad de trabajadores tanto del sector estatal como del cuenta propia.

Los trabajadores del referido sector en la localidad se distinguen, por la capacitación del nuevo capital humano incorporado a las prestaciones, el papel que desempeñan los aniristas e innovadores en la sustitución de importaciones y la recuperación de equipos y piezas deficitarias en el mercado interno, para mejorar el transporte urbano.

A pesar de las restricciones para acceder a elementos de repuesto y otros accesorios, derivados del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la mayor de las Antillas por más de medio siglo, así como, la situación impuesta por la Covid-19, la fecha no pasa por alto.

Por ello extendemos la felicitación y el reconocimiento aquellos que, de manera diaria y consciente,  contribuyen con el desarrollo de nuestra sociedad.