DEfensa civil

La llegada de la temporada ciclónica en Cuba presupone la adopción de un grupo de medidas encaminadas a minimizar los daños ante la posible llegada de un fenómeno natural entre el primero de julio y 30 de noviembre.

En el municipio de Amancio esta estrategia la componen un grupo de acciones en la que participan todos los organismos y entidades locales, en dependencia de su encargo social.

Ernesto Reyes Fuentes, coordinador de Programas y Objetivos en la localidad, al respecto explicó que entre las acciones figura la actualización de los planes de reducción del riesgo de desastres,  que se encuentran en cada organismo.

Asimismo, dijo, se garantizan los grupos de alerta temprana y se priorizan las acciones de saneamiento ambiental, ello con la participación de las UEB Acueducto y Alcantarillados, la Eléctrica, la Agroforestal, la unidad presupuestada Servicios Comunales y ETECSA.

Con relación a la evacuación temprana de las personas que viven en zonas distantes, el directivo explicó que se identificaron las comunidades proclives a inundacion.

En ese mismo sentido, los locales que sirvieron como centros de aislamiento ante la Covid-19, se acondicionan para prestar servicios como centros de evacuacion, esta vez al 25% de su capacidad. En estos lugares se  incrementa la vigilancia, pues no puede haber hacinamiento, a la vez que se realiza un saneamiento integral para proteger a los evacuados.

El plan de enfrentamiento a desasatres naturales en Amancio se basa, fundamentalmente, en la evacuacion de las personas en casas de familiares y amigos con condiciones para la acogida.

Enfrentar la temporada con disciplina, cumplir las mediadas  orientadas, mantener la vigilancia y optimizar los recursos con los que se cuentan, constituyen también elementos de prioridad en este municipio.