Maximiliano García, fundador de los CDR en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) se fundaron el 28 de septiembre de 1960, en La Habana, con el papel de desempeñar tareas de vigilancia colectiva frente a la injerencia externa y los actos de desestabilización del sistema político cubano.

A esas filas se sumaron valiosas personas decididas a combatir lo mal hecho, apoyar las transformaciones del proceso naciente que respondía  a los intereses de la gran mayoría.

En el municipio de Amancio, muchos como Maximiliano García, dieron su paso al frente, dispuestos a involucrarse en las tareas que emanaban de la organización de pueblo.

"Recuerdo que yo era muy joven y mis padres me llevaban a cumplir con las orientaciones, lo que nos encaminaba a ser responsables. Hacíamos trabajos  voluntarios en los barrios, recogíamos algodón en la comunidad de Vicente Pérez, nos incorporábamos a la guardia cederista y aún en estos tiempos, continuo activo, ya no tengo grandes cargos pero fui presidente de mi CDR y actualmente me desempeño como  activista de finanzas en mi CDR".

"Hoy el escenario es diferente, estamos enfrentando una pandemia en la que todos tenemos que contribuir a frenar su propagación y por eso damos nuestro paso al frente ante cada orientación, porque ese fue, es y será el objetivo por el cual surgimos en el año 1960".

Everardo Velázquez, fundador de los CDR en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Otros como Everardo Velásquez, quien a pesar de no ser oriundo de estas tierras del oriente cubano, si recuerda con mucha emoción su incorporación paulatina a la masiva organización. 

"Yo soy de un seno familiar muy revolucionario y cuando se fundan los  CDR, tenia 14 años y ya pertenecía a las Milicias Campesinas, por eso rápidamente cuando Fidel nos convocó, inmediatamente di mi paso al frente, por lo que con orgullo digo que soy fundador".

"Por supuesto que las tareas difieren en cada momento de estos 60 años, pero todas están siempre perfiladas a defender la Revolución. Desde 1985,, soy presidente de mi CDR en la zona 12 de El Batey y mis vecinos siempre me han acompañado en el cumplimiento de las mismas, pienso que ahora los CDR tienen una gran tarea, preservar la salud del pueblo ante esta Covid 19 que ha llegado para debilitar nuestra economía y es ahí donde tenemos que estar todos, en la producción de alimentos desde nuestros patios, en el cumplimiento de lo orientado para frenar el contagio".

Hoy más que nunca Cuba necesita de sus hijos, entretejiendo acciones y labores, busca el compromiso y actuar de su pueblo para enfrentar nuevos desafíos, seguros que en la unidad está nuestra fortaleza y los Comités de Defensa de la Revolución fueron y seguirán siendo las filas donde nos agruparemos para defender lo conquistado.