Servicios de la notaría en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

Apegados a la ética y la disciplina que distingue a los profesionales del Derecho en Cuba, los notarios celebran su día este 2 de octubre inmersos en el perfeccionamiento de la labor, esta vez en medio de las condiciones atípicas que enfrenta el país.

La puesta en vigor de nuevas leyes por parte de los diferentes  Ministerios de la República de Cuba, demanda superación constante de estos y mujeres que tienen sobre sí, la responsabilidad de intervenir en actos extrajudiciales de conformidad con la ley.

Niurka María Ruiz San Martín, notaria del municipio de Amancio,

"En estos momentos retomamos todos los servicios que habitualmente se brindan. Como parte de las medidas correspondendientes a la tercera fase de la primera etapa hacia la nueva normalización pos Covid-19, velamos por el cumplimiento de las medidas higiénicas por parte de los trabajadores de la entidad y de los clientes".

Para Niurka, la notaría es un elemento esencial en su vida. Se siente satisfecha de poder ayudar a quienes día a día acuden a su persona en busca de orientación sobre un acto e incluso, la solución a determinado deseo o problema.

"Un notario es un profesional que, en medio de los complejos escenarios que enfrentamos, debe ser imparcial, honesto, por encima de todo conocer y estar apegado a las leyes cubanas. Eso fue, precisamente, lo que me llamó la atención de la especialidad, a pesar de que la licenciatura en Derecho es amplia, la Notaría me gusta porque se trata de atender a la poblacion y servirla, es un trabajo bonito y me gusta".

En medio de la actualización del modelo económico cubano, así como, las dinámicas diarias que caracterizan la sociedad actual, las notarías  enfrentan un mayor número de desafíos con el reto de atender con agilidad y calidad al público.

Cada 2 de octubre se celebra el Día Mundial de los notarios, pues en igual fecha de 1948 se fundó la Unión Internacional del Notariado Latino.