Bufetes Colectivos: asesoría y representación jurídica. Foto: Danay Naranjo Viñales

En el municipio de Amancio muchas son las entidades encargadas de velar por el cumplimiento de las leyes establecidas y, al amparo de estas, buscar una solución lo más justa posible a los disímiles problemas que se presentan en la rutina cotidiana.

Muchos amancieros han tenido la necesidad de acudir hasta las oficinas de nuestros Bufetes Colectivos en busca de asesoría especializada en determinado aspecto o representación legal en alguna materia del Derecho.

Vale aclarar que allí pueden acudir tanto las personas naturales como jurídicas, ciudadanos extranjeros y cubanos residentes en el exterior.

En esta localidad el colectivo lo integran 9 abogados, y 2 técnicos auxiliares de alta calificación profesional, muchos con  experiencia acumulada, aunque también se integran jóvenes dispuestos a satisfacer toda la demanda del servicio.

La digitalización y el desarrollo tecnológico en pos de elevar la calidad de los servicios, permiten que los procesos allí originados se realicen en el menor tiempo, lo que reduce la estancia de las personas en las oficinas y por tanto evita las aglomeraciones, medida a tono con las implementadas en el país para enfrentar la Covid-19.

No obstante, la rapidez de la solución a determinado problema depende de la materia, la complejidad, el asunto y el órgano al que se presenta. Además, tienen facultades para actuar ante los Tribunales de Justicia y órganos administrativos en el territorio nacional, así como ante órganos, organismos y organizaciones extranjeras o internacionales.

Sin embargo hay que insistir en crear espacios para la promoción de sus prestaciones, así como en elevar la cultura jurídica de las personas, que muchas veces acuden erróneamente porque desconocen o no están claras de las funciones y el alcance de un bufete.

Entre los temas más demandados por la población amanciera se encuentran los litigios relacionados con cuestiones laborales, conflictos familiares, leyes de la Vivienda, la realización de documentos que surtirán efectos fuera del territorio nacional, casamientos y divorcios con ciudadanos extranjeros.

Resta continuar trabajando para elevar la satisfacción de los clientes que solicitan sus servicios. Para ello se vuelve imprescindible insistir en la superación del personal que allí labora, en correspondencia con las leyes emitidas en el país, siempre garantizando la vitalidad de nuestros bufetes.