Cuantifican daños provocados por la tormenta tropical Eta en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

Con la experiencia de fenómenos meteorológicos anteriores y la capacidad organizativa que caracteriza a los amancieros, una vez decretada la fase informativa se comenzaron a adoptar todas las medidas correspondientes a la etapa.

Cuantifican daños provocados por la tormenta tropical Eta en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

Se alistaron 6 centros para la evacuación de personas procedentes en zonas bajas proclives a inundación, así como, aquellos pobladores cuyas viviendas no reunían buenas condiciones estructurales.

Sólo fue necesario activar dos de estos locales, donde se protegieron 63 pobladores de la zona de San Alberto y Guayabal, mientras que otros 300 se refugiaron en casa de familias y vecinos.

Sobre la cuantificación de los daños provocados por la tormenta tropical Eta, el sector agrícola no sufrió grandes afectaciones. Hoy la principal preocupación de las autoridades locales radica en más de treinta hectáreas de arroz para cosechar, plantadas en la zona del Kilómetro Seis.

Cuantifican daños provocados por la tormenta tropical Eta en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

De ellas veinte están destinadas a semillas y el resto para el consumo. Además, en dicha comunidad se encuentran otras 151 hectáreas del cereal, cuyos rendimientos superan etapas anteriores, pero, la fuerte humedad en los campos, así como las inundaciones impiden el inicio de los cortes.

Se acopió leche para las instituciones de salud y centros de evacuación, además de 25 mil mazorcas de maíz, yuca, calabaza y plátano burro en algunas cooperativas locales para la venta a la población, principalmente de la zona de San Miguel y Las Pulgas. Se protegieron  mil cabezas de ganado en lugares altos.

En el poblado costero de Guayabal, ubicado en la costa sur de la provincia de Las Tunas, la unidad empresarial de base Pesca Guayabal, puso a buen resguardo 52 medios entre botes, y embarcaciones de porte. Además, cinco toneladas de machuelo se depositaron en la nevera principal, tres destinadas a las dietas médicas y el resto para la venta a la población.

Asimismo protegieron los recursos existentes en almacenes y  determinaron los cultivos que se acopiarán durante el fin de semana y se procedió a la distribución en placitas y mercados, incluida la zona costera de Guayabal.

Para mantener la vitalidad de los servicios de salud publica, se distribuyó un nivel de oxigeno y material gastable en los Consultorios del Médico y la Enfermera de la Familia y se activan puestos médicos en centros de evacuación y zonas apartadas.

Además, se aseguró la atención a los pacientes de hemodiálisis, pues se trasladaron aquellos que viven en zonas apartadas hacia lugares cercanos a nuestro policlínico.

También se procedió al internamiento de embarazadas de riesgo en el Hogar Materno.

Hasta el momento solo reporta daños en una cubierta de una vivienda por la caída de un árbol, en el poblado de Guayabal, así como, la caída de 119.4 milímetros de agua.