Fidel entre nosotros

Que podríamos decir hoy de Fidel, ese que se convirtió en un hombre de todos los tiempos y que aún físicamente  ausente, vive en el corazón de quienes aman la paz y el progreso.

Para los cubanos cualquier obra que se realice, cualquier tarea que cumplamos, será siempre una manera respetuosa de  recordar a nuestro máximo líder que este 25 de noviembre se cumplirá el cuarto aniversario de su partida hacia la eternidad.

Nos dejo su legado, su percepción de como concebir un mundo mejor para todos, donde cada quien tenga su espacio y se le respete.

Su obra,  ideas, pensamiento y reflexiones, nos conducen día a día, en este mundo convulso que hoy enfrenta una terrible pandemia, a lo que se suma, el odio,  las ansias de poder y la ambición de la nación norteña que por mas de 6 décadas, intenta afiliarnos.

Pero Fidel va mas allá de un presidente,  convirtió a su país en guía y ejemplo para la América Latina, que se levanta para lograr su independencia y soberanía.

Hoy lo vemos en cada escuela, donde acuden nuestros niños sin temor a un secuestro o ataque terrorista, en cada hospital al que, aún con escasos recursos, precisamente por el bloqueo económico a somos sometidos, acudimos sin tener que remunerar la atención especializada. En fin en cada obra que beneficia a la sociedad.

En este nuevo aniversario de su desaparición física, los amancieros, recordamos  a Fidel, como el padre ejemplar, ese nos mostró el camino seguro que conduce hacia la dignidad plena de un hombre.