Salarios, precios, y calidad premisas del Ordenamiento económico

Todos los caminos conducen a Roma, y hoy en Amancio todas las conversaciones conducen al ordenamiento económico que vive el país, la comidilla del barrio como decimos en buen cubano.

Los comentarios giran sobre los precios que se incrementan a productos y servicios, y coinciden en que la calidad debe ser proporcional, algo que no sucede en la mayor parte de los casos.No se justifica que el pan que dejó de ser subsidiado, y de cinco centavos elevó su costo a un peso continúe generando quejas porque de un día para otro es imposible guardarlo. En fin que la vida sigue igual.

Son archiconocidas las dificultades que enfrenta la Industria Alimentaria con un equipamiento obsoleto, dificultades con la materia prima, situación que está presente en todas las panaderías.

Pero porque que en algunas unidades tiene buena textura y sabor, mientras que en otras no, osea que es un problema de quienes elaboran el demandado alimento y de los encargados de velar porque se cumpla con las normas para la elaboración, y no se desvíen los recursos.

Este es solo un ejemplo, aunque hay muchos otros: la lechuga,  la libra está fijada en 7 pesos, pero te venden un masito, con tierra incluida, y hay que conformarse y ademas agradecer. El pescado Sierra el kilo tiene un precio de 129 pesos, y el machuelo 55 el paquete. Y es cuando muchos se preguntan, ¿a donde vamos a parar?

En los mercados hoy tiene que haber en las tarimas productos de primera, segunda, tercera con precios diferentes, debidamente empacados y limpios, esto no sucede, y el precio es igual tengan calidad o no, aspectos que hay que tener en cuenta.

Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, ha explicado que todo se está revisando, y que se cambiará todo lo que deba ser cambiado, y en Amancio tenemos una muestra, hoy existen comisiones en varios puntos de la localidad comprobando precios, pesaje, monitoreando donde hay fisuras, indisciplinas y abusos.

Es una preocupación de las principales autoridades, se escuchan todas las inconformidades del pueblo, y no quedan en letra muerta, ni se echan en saco roto, porque por ejemplo la pizza bajó casi la mitad del precio, así como los jugos, refrescos, entre otros alimentos.

Pero hay que seguir revisando todo con cuidado, tenemos que aprender a defender nuestro salario, a exigir un mejor servicio donde quiera que lleguemos, que el pesaje sea correcto, que haya una buena presentación de las mercancías, un buen trato, en fin que tengamos lo justo y lo que merecemos. Porque salarios, precios y calidad son premisas del Ordenamiento económico.