El proceso de rendición de cuentas del delegado ante sus electores es un ejercicio de plena democracia participativa cubana; es el momento en que el representante del gobierno ante las masas explica su gestión y las soluciones a los problemas que afectan a la comunidad.

Estos encuentros vecinales se realizan dos veces al año y es la oportunidad de que los ciudadanos  participen realmente en la toma de decisiones, exponiendo sus inquietudes y además aportando criterios para encontrar las vías y métodos adecuados que contribuyan a elevar la calidad y la satisfacción del pueblo
Por otra parte se debe garantizar que la rendición de cuenta sea el espacio para que a los electores se les brinde una información lo más veraz posible.

A las entidades administrativas les corresponde atender los planteamientos que haga la población, buscar la respuesta inmediata  que se tenga a la mano y de no ser posible ofrecer una explicación de porqué no pueden ser solucionados.

La comunidad también tiene un rol importante que no solo se circunscribe a ser simple espectadora y esperar por una solución siempre y cuando no dependa de algún recurso o equipamiento al que no se tenga acceso, también hay cosas que podemos contribuir a resolver a partir de nuestros esfuerzos y un ejemplo vivo es el proyecto sociocultural comunitario “Por nosotros mismos” el cual ha contribuido a mejorar el entorno con el concurso de los vecinos y los factores lideres.

Próximamente nos enfrentaremos al segundo proceso de rendición de cuentas del delegado ante sus electores correspondiente al 15 período de mandatos y este es el momento propicio para hacer uso de un derecho que solo se nos ofrece a los cubanos participar abierta y directamente en el gobierno de nuestro país.