Gaspar Esquivel Suárez, trovador amanciero. Foto: Edilberto Revolta Falls.

Cuentan que Gaspar Esquivel Suárez se desmontó temprano de los juegos infantiles, para entre arpegios, acordes y guitarras, iniciar una cabalgata permanente por el rico acervo de la música popular cubana, mostrando en su madurez como cantautor, una predilección enfermiza por ese género tan autóctono y universalmente reconocido que es la Guaracha.

Ahora con el legado picaresco de Ñico Saquito a cuestas, desata nudos, afina cuerdas y coordina acciones para la realización en el municipio de Amancio, localidad tunera situada a unos 100 kilómetros al Sur Oeste de esa oriental ciudad, del Primer Encuentro Nacional de la Guaracha. Por eso, sin el doble sentido y refinado humor de sus composiciones y entre los apuros propios del organizador y protagonista de este suceso cultural accedió a esta entrevista:

¿Qué razones justifican la realización de este evento en nuestro municipio?

“El propio hecho de ser Amancio una potencia cultural, amerita la concreción de un evento de este tipo. Recuerda que en nuestra localidad existe una tradición de cantos populares y muy cubanos. Y es que los amancieros somos parranderos y dicharacheros, con un humor a toda prueba, en fin, nos parecemos un tanto a la guaracha. Además la simiente de Ñico Saquito, Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, se entronca con una nueva generación de cantores que siguen su huella y recogen su herencia. De ahí la importancia de rescatar este género tan criollo y autóctono”.

¿Cuál es el rasgo más distintivo del Festival de la Guaracha en Amancio?

“Sin lugar a dudas su didactismo. Mira tenemos pensado dividir el Encuentro en dos partes; una teórica, donde desarrollaremos talleres, charlas, conferencias e intercambios con las personalidades invitadas; estudiantes universitarios, trabajadores y personal que participa en las labores de la actual zafra. De la misma forma habrá presentaciones, recitales y conciertos. Todos con el objetivo de incentivar un despertar de la Guaracha, de manera que las nuevas generaciones, esas que no la conocen bien y se regodean con otros ritmos de menor factura, se aproximen y se interesen por esta forma musical tan nacional”.

¿No te parece un poco pretenciosa esa idea?

“No lo creo. Aunque te soy sincero, pienso que la última palabra la dará el pueblo de Amancio, principal destinatario de este proyecto que ha sido acogido por las autoridades con buenos ojos. Y fíjate si soy soñador, haré todo lo posible para que el Segundo Encuentro desborde las fronteras nacionales y puedan visitarnos cultores de la Guaracha de otras latitudes”.

¿Qué personalidades están invitadas al Primer Encuentro Nacional de la Guaracha Amancio 2008?

“Hasta ahora deben estar con nosotros, entre el 11 y el 13 de abril, fecha del Encuentro, la investigadora María Teresa Linares, el viceministro de Cultura, Abel Acosta; Jesús Gómez Cairo, director del Museo de la Música, el grupo del Guayabero, otras personalidades del ICRT, la provincia y el municipio. Te anuncio, que aunque no está confirmado, gestiono la presencia de la Steel Band, de Santiago de Cuba. La presentación de esta agrupación debe ser todo un acontecimiento en Amancio”.

Posees un rico historial artístico, pero muchas personas no conocen quién es Gaspar Esquivel…

“Un guajiro amanciero nacido en la comunidad rural de La Matilde, que canta con el corazón y la guitarra. Me priva ver los amaneceres; contemplar el vaivén de las palmas, escuchar el trino de las aves y cronicar lo cotidiano. El día que no pueda ni cantar ni tocar la guitarra no sé qué será de mí. Vivo por y para la música…”

Así, sin chistar, este bardo inconforme se despide, guitarra al ristre y en confidencial complicidad con su Musa, redondea letra y música de la nueva guaracha que dedicará a una curiosa gallina que toma café.