Yaniluz departe con Raúl Castro Ruz y Nicolás Maduro Moros durante una recepción en el Palacio de Miraflores. Foto: Cortesía de Yaniluz
Yaniluz departe con Raúl Castro Ruz y Nicolás Maduro Moros durante una recepción en el Palacio de Miraflores. Foto: Cortesía de Yaniluz

Como auténtica escorpio, en su personalidad tremendamente emocional, noble y leal, florecen la pasión y la asertividad, rasgos que signan una existencia llena de  acertijos. Cuando comenzaba la segunda quincena del onceno mes del año 1979, se abrieron sus ojos al mundo. Recibió por nombre Yaniluz Cordoví Vega.

Esta hija de Yemayá buscó en Euterpe la plenitud espiritual y la realización profesional, de ahí que en el año 2000 egresara como Licenciada en la especialidad de Música del Instituto Superior Pedagógico José Martí, en la ciudad de los tinajones y dedicara sus primeras experiencias laborales para, convertida en profesora general integral, conocer y enseñar lo aprendido.

En su curriculum se inscribe una etapa como especialista de música en Radio Maboas. Hace su  definitiva parada en predios de la Casa de Cultura Sergio Reinó Reina, en su natal Amancio, donde conquista lauros como instructora. Descubre  y forja talentos hasta ser seleccionada para cumplir misión en la República Bolivariana de Venezuela.
 
Cuatro años en la Misión Cultura Corazón Adentro en la tierra de Bolívar y Chávez, consolidaron su crecimiento espiritual, humanista y profesional. La consagración al trabajo, el amor por la profesión y su compromiso internacionalista, obraron los resultados que la llevaron a cantarle a Raúl Castro Ruz y Nicolás Maduro Moros.

La aparición de un peligroso virus vestido de pandemia la hizo posponer ensayos y clases; apartarse momentáneamente del ajetreo con arpegios, acordes, melodías y notas musicales para adentarse en el interesante y desconocido mundo del pesquisaje epidemiológico decretado por las autoridades sanitarias para prevenir posibles contagios de la Covid-19.

Sus vivaces ojos vuelven a iluminarse al narrar episodios donde con voz contralto inquiría a los vecinos sobre la posible existencia de síntomas febriles, infecciones respiratorias u otras manifestaciones que pudieran delatar la presencia de anomalías en la   salud de la comunidad.

El paso del tiempo y la familiarización con la encomienda  la llevan a desandar cada mañana calles de la circunscripción número seis del barrio de Las Estancias. Su presencia en 59 viviendas es recibida con agrado y valorada por los receptores de su humano hacer.

La satisfacción la invade palmo a palmo. Al igual que otros 76 de sus colegas, Yaniluz Cordoví Vega, asume el pesquisaje como dimensión superior en el desempeño humano y laboral. Y cuando se avizora la normalidad, reacomoda espacios y acciones, organiza ideas y convoca a Euterpe, despide a Higía, musa griega de la curación, para emprender una nueva etapa de sus andares entre cuerdas, arpegios, melodías y notas musicales.