Imprimir
Categoría: Cultura
Visto: 278

El quehacer de los bibliotecarios amancieros llega hasta las comunidades. Foto: Archivo

Cada 7 de junio Cuba celebra el día de sus bibliotecarios, en homenaje a Antonio  Bachiller y Morales, nacido esta fecha pero de año 1912. El origen de la jornada tuvo lugar en 1950 por iniciativa de del periodista César García Expósito, para recordar a uno de los más insignes intelectuales cubanos, prolífico periodista, historiador, abogado y bibliógrafo, considerado como el padre de la bibliografía cubana.

El municipio de  Amancio tiene el privilegio de contar con la Biblioteca pública Julio Antonio Mella, primera de su tipo fundada en el batey de un un central azucarero por idea de Armando Hard Dávalos y Haydée Santamaría Cuadrado, en 1972.

Aunque por estos días, donde se llama a la aislamiento social, la institución tiene sus puertas cerradas al público, la labor de su personal continúa esta vez en las cuadras pesquisando o brindando servicios de mensajería a las personas necesitadas o vulnerables. Ocasión que también aprovechan para promover la lectura digital o impresa de algunos títulos por parte de la familia que está en casa.

El máster en ciencias Yanko Molina Brizuela, director de la biblioteca pública amanciera, reconoce que son múltiples los roles de los bibliotecarios.

“Diariamente intercambiamos con usuarios que no leen, otros que leen poco y algunos que no saben qué leer para determinado momento. Ese es uno de los retos que enfrentamos cotidianamente: identificar la información que necesita y facilitársela”.

Asimismo nombres como el de Catalina Guerra Guerra, distinguen esa parte de la cultura y marcan el camino de las actuales generaciones. Su amor por los libros le viene desde pequeña.

A decir de esta amanciera, entre las características que deben distinguir a un bibliotecario figura, en primer lugar, el amor hacia los libros. Además, “la capacidad de guiar  aquellas personas hacia la lectura para encontrar en la literatura una fuente para el sano esparcimiento, la recreación y sobre todo, de infinito saber”.