Trovador amanciero Gaspar Esquivel Suárez. Foto: Ana Iris Figueredo Torres.

Para quienes vivimos en esta linda nación, la Cubanía es sinónimo de nuestra propia idiosincrasia, es todo  aquello que nos hace auténticos en cualquier lugar del mundo.

Grupo folklórico La Magia del 3 + 2. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

No es más, que esa rica cultura que heredamos de aborígenes, españoles, africanos, y otras nacionalidades que migraron a la Isla, y que se refleja hoy en un abanico de expresiones artísticas, comportamientos, tradiciones y prácticas culturales.

Decir  los versos de Nicolás Guillén, el poeta nacional de Cuba, quien, desde sus estrofas, conquistara un sitial de honor para el Son, cantar en las mañanas y con total respeto el Himno Nacional, saberse casi de memoria los versos sencillos de José Martí, considerado nuestro Héroe Nacional, nos crea desde nuestra infancia, la idea de cubania.

Pero es también sentir el son, la rumba, el cha cha chá, el danzón, como ritmos muy cercanos, es hablar alto, gesticular, disfrutar de un aromático café en las mañanas,  es poner nuestro sentido del humor, incluso en aquellas cosas que nos afectan.

Además del café, el tabaco, el ron, la guayabera, el sombrero de yarey, y otros muchos símbolos, también nos imponemos ante cualquier adversidad, es casi una necesidad, una condición innata,  compartir y ayudar a los demás, lo que también distinguen al cubano.

Por estas razones y para mantener nuestra cultura bien en alto, hoy también estamos celebrando un nuevo aniversario de creada la Brigada de Instructores de Arte “José Martí”, quienes con audacia y profesionalismo diseminan su arte por cada rincón del país.

A todos  los que contribuyen a elevar la cultura en Amancio y el país, llegue el merecido reconocimiento de su pueblo culto, que opta por su cubanía, por su identidad y costumbres.