Esperanza REynó Fernández. Foto: Danay Naranjo Viñales

Múltiples propuestas tienen los amancieros para los meses de julio y agosto, etapa veraniega que este 2020 se vive de una manera diferente, no exenta de las medidas ante la presencia de la Covid-19.

Sin embargo, luego de varios meses de distanciamiento físico, opciones como la de la Máster en Ciencias de la Educación Esperanza Reinó Fernández, simpre son bienvenidas. Reconocida en el arte del magisterio por sus años de entrega a la profesión y el amor que regala a sus alumnos, esta amanciera se alista para brindar nuevos saberes “entre el portal y la salita de su casa”, como ella afirma.

“Se trata de un curso corto de verano en el que pretendo reunir a niños, adolescentes y jóvenes con el objetivo de dotarlos de los elementos básicos del idioma inglés.

Es una oportunidad para intercambiar acerca de tópicos fundamentales como la información personal, la dirección, lugar donde viven… para que mantengan los conocimentos impartidos o los adquieran, en el caso de aquellos que no los poseen.

Al final tienen la posibilidad de intercambiar, entre ellos.” Aunque en estos momentos se están recepcionando los datos de los interesados, la idea es distribuirlos por grupos y atendiendo a los intereses de cada uno.

La convocatoria se extiende y gana la aceptación no solo de estudiantes. “En esta ocasión impartiremos lecciones de inglés, francés y portugués.

Esto posibilita que matriculen, además, los estudiantes de Medicina que por estos días presentan sus ejercicios de culminación de estudios, así como, los profesionales que salen del pais a cumplir mision.”

La profe Esperanza, como todos la conocen, es de esas perosonas para quienes el saber no ocupa espacio. Por ello los comparte con los más jóvenes, pues sabe que es una manera sana, diferente y útil de vivir este verano.