Con la misma firmeza que 142 años atrás, el Titán de Bronce, Antonio Maceo, en nombre de toda Cuba desenvainó el sable de la dignidad en aras de la independencia nacional, en la Protesta de Baraguá, los amancieros residentes en la rural comunidad de Ana Luisa, evaluaron los objetivos del trabajo comunitario integrado Por Nosotros Mismos.

El encuentro vecinal, que contó con la presencia de las principales autoridades políticas, gubernamentales y administrativas del municipio, se convirtió  en audiencia sanitaria para exponer las principales acciones y medidas adoptadas por el país para minimizar los efectos del nuevo coronavirus, Covid-19.

Para los electores de la circunscripción 26, de Ana Luisa, quedó claro que la única vía para erradicar las deficiencias que lastran la vida en esa demarcación, están en la unidad de todos en torno al grupo de trabajo comunitario,  las iniciativas colectivas y la cooperación de las entidades administrativas  del municipio.

Misladis Frómeta Varona, presidenta de la Asamblea del Poder Popular en Amancio, en el intercambio llamó a incrementar las acciones del autoabastecimiento agroalimentario,  de la vigilancia revolucionaria y la eliminar de raíz las indisciplinas que afectan la tranquilidad ciudadana.

La evaluación de las tareas del trabajo comunitario integrado Por Nosotros Mismos, se reconoció el desempeño de los vecinos destacados en las actividades de las organizaciones de masas, a la vez, que se realizaron ventas de alimentos, eventos deportivos, todos clausurados por la Cucalambeana de base.

La comunidad de Ana Luisa está enclavada en el macizo cañero del noroeste del municipio de Amancio y en sus predios existe un consultorio del médico y la enfermera de la familia, escuela, bodega, círculo social, un centro de acopio y una unidad básica de producción cooperativa, UBPC.