Imprimir
Categoría: Historia
Visto: 2527

"La muerte no es verdad, cuando se ha cumplido bien la obra de la vida".

Por eso Vilma, aunque hoy no estés físicamente junto a nosotros, tu ejemplo seguirá por siempre entre los cubanos.

Vilma, es para la mujer ese paradigma de sacrificio y abnegación , es en síntesis la dignificación del sexo femenino, incansable luchadora por nuestros derechos, por lograr que cada mujer amanciera ocupe un lugar en la sociedad.

Vilma, es ese manantial de agua fresca y transparente en el que nos miramos cada mañana para imitar.

Vilma, es esa luz inspiradora que nos guía en cada acto, en cada reto que emprendemos por difícil que sea, es esa savia de la que nos nutrimos para crecer como mejores seres humanos cada día.

Vilma, tu ejemplo en el Moncada y en la Sierra fue el aliciente de aquellos jóvenes de la Generación del Centenario que decidieron tomar por asalto el futuro.

Vilma, tu legado perdurará en este pueblo que sabrá honrarte por tu valentía, heroísmo y dignidad.

Vilma, es fiel exponente de la mujer cubana, de la esencia humanista de la Revolución, porque los valores que nos legó nos distinguen como pueblo y como nación.

Vilma, es sinómimo de federada, de mujer, de patriota. Ella es, sin lugar a dudas, el estandarte de las cubanas que se alzan tan dignas como las palmas para demostrar al mundo su valía.