Imprimir
Categoría: Historia
Visto: 387

Periódico Patria, bastión ideológico de la Revolución de 1895. (Tomada de Internet)
Periódico Patria, bastión ideológico de la Revolución de 1895. (Tomada de Internet)

La saga martiana, cual volcánica influencia, cimenta cada intento del pueblo cubano por alcanzar la justicia y con ella la ansiada independencia nacional, de ahí que el 24 de febrero de 1895, por derecho propio, se inserte en esas aspiraciones como un clarinada y un perpetuo legado.

Al fundar el Partido Revolucionario Cubano, en el lejano 1892, José Martí, trascendía su tiempo para legarnos una herramienta política que condujera por los cauces independentistas, truncas aspiraciones, además de dotarnos de un método unitario que trasciende e inspira en nuestros actuales quehaceres de resistencia e identidad.

En carta a Gonzalo de Quesada, fechada en Fortuna Island, en 1895, el Apóstol de nuestra independencia escribía: "el periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón (...)

De esa cita se infiere la importancia dada por Martí a la propagación de los ideales patrios y el fundamento ético para el nacimiento de Patria, como órgano encargado de esparcir objetivos y voluntades patrióticos en el reinicio de nuestras gestas libertarias.

Supo el más universal de todos los cubanos, aunar esfuerzos y razones de pretéritas contiendas, para empujar como sólido haz, el desencadenamiento de novedosas beligerancias, cuyos fines o propósitos eran, coronar la ansiada y buscada meta para romper los lazos de sometimiento a la cruel y despiadada metrópolis.

El reinicio de las gestas independentistas, pensado, organizado y ejecutado por José Martí, conservó la pretensión de Céspedes y sus seguidores en 1868, pero en esta ocasión, con un basamento ideológico superior, que llega a nuestros tiempos actualizado.

En tierras tuneras la guerra de 1895 encontró eco en un grupo de patriotas, que ni cortos ni perezosos, escenificaron importantes acciones  en La Breñosa, Las Pelonas, Guaramanao y el Lavado, entre otros combates, y con guías de la talla de Francisco Varona, Manuel Capote y Antonio Maceo.

A 125 años, el legado del 24 de febrero de 1895, viene a nuestros días como clarinada y compromiso para enfrentar los turbios vientos, venidos del norte revuelto y brutal, para sostener la unidad, para resistir y alcanzar todos los días nuevas victorias, empinados en nuestros propios esfuerzos.