Maceo y Ché, hombres de todos los tiempos

Junio se llena de historia y acuna a un Titán y a un Guerrillero que coincidieron el mismo día aunque en lugares y años diferentes. A pesar de la distancia en el tiempo los unen ideales de lucha, de justicia, y una bravura sin igual, lo saben los campos de batalla donde aún se siente su presencia.

Esta sureña comarca tunera siente la querida presencia de esos héroes que por esas cosas del destino también coincidieran en años diferentes por estos lares, con un mismo objetivo llevar la libertad de un extremo a otro de la Isla.

De su humildad, de su hidalguía, de su bravura, de su ejemplo que crece y se multiplica hablan las hazañas de estos héroes que llegan en junio para anudar pañoletas, para inspirar a quienes extienden su brazo para donar vidas.

Así de grandes son Antonio Maceo y Ernesto Guevara, no sólo por su estatura física sino moral, ellos llevaron sus ideales hasta la últimas consecuencias y no les importó entregar la vida por lo que consideraban un deber y un compromiso.

Vuelven en junio, uno hecho Titán y el otro Guerrillero para continuar irradiando su ejemplo que nos convoca como en Baraguá o Santa Clara para dar batalla y decir que no nos entendemos contra nuestra Patria, para no ceder un tantico así a las pretensiones del Imperio.