26 de Julio

El 26 de julio es y será una de las más importantes páginas de la historia cubana. Es la acción que tuvo como incentivo no dejar morir al Apóstol en el año de su centenario.

Fecha de celebración permanente y compromiso con los caídos. Estímulo e incentivo para avanzar hacia nuevas metas, previstas en los planes de desarrollo económico y social.

Y es que cada 26 de julio en Cuba hacemos un alto en el camino para el recuento necesario y trazarnos nuevas metas, para ratificar el compromiso irrenunciable con los héroes y mártires de la Patria de seguir labrando nuestro futuro mejor, ese que sabemos que es posible.

Es julio, 67 años después, un 26 distinto. Pero no cambian los sentimientos, y aunque no habrá festejos ni actos masivos como siempre suceden, toda Cuba conmemorará la fecha como el Día de la Rebeldía Nacional.

Hoy recordamos los nombres, los rostros y la acción heroica de aquellos hombres llenos de coraje, con toda una vida por delante y plena conciencia de la necesidad de lograr la libertad total de Cuba.

Porque decir 26 de julio en Cuba es nombrar a  Fidel. Aquel joven  apasionado, revolucionario total que nos confirmó la posibilidad de conquistar los sueños.

Es esencialmente parte de nuestra cotidianeidad, de nuestro corazón como nación. Es un símbolo, parte del alma de Cuba y de cada uno de nosotros.

De la mañana de la Santa Ana heredamos el arrojo que nos caracteriza, la hermandad, el espíritu revolucionario…, a ella debemos parte de nuestro encanto como pequeña Isla caribeña, que irradia amor y respeto al resto del planeta. Porque, sencillamente, aquel 26 nos marcó para siempre.