Aniversario 15 del contingente Henry Reeve Autor: Falco

El 19 de septiembre de 2005 quedó conformada —por iniciativa de Fidel—, una fuerza especializada compuesta en aquellos momentos por 1586 integrantes, para asistir a otros países y pueblos hermanos ante desastres naturales y graves epidemias.

Esta brigada fue denominada Fuerza Médica Henry Reeve, en memoria de aquel excepcional joven combatiente norteamericano que murió luchando por la independencia de Cuba.

Este Contigente que estaría integrado, inicialmente, por los miembros de la brigada movilizada para asistir a la población norteamericana afectada por el huracán Katrina, tendría como objetivo cooperar de inmediato, con su personal especialmente entrenado, con cualquier país que sufra una catástrofe, especialmente los que enfrenten grandes azotes de huracanes, inundaciones u otros fenómenos naturales de esa gravedad además de epidemias que constituyan verdaderos desastres naturales y sociales; incluyendo el territorio nacional.

Sus objetivos fundamentales de trabajo apuntan a lograr un despliegue territorial extenso en las zonas de desastre, con el establecimiento de los hospitales Integrales de Campaña, capaces de dar amplia respuesta a las exigencias asistenciales de la población damnificada. La inmediata cobertura epidemiológica por los Médicos Generales Integrales de la brigada, es otro de los principios de trabajo del contingente.

Los Hospitales Integrales de Campaña, disponen de todo el equipamiento y el personal calificado necesario para contar con una unidad quirúrgica, una unidad de cuidados intensivos y servicios diagnósticos avanzados. Asimismo, cada Hospital desplegado es el centro de la promoción, educación, prevención, curación y rehabilitación de la población de la zona de desastre.

Sus miembros se movilizan de forma inmediata entre 24 y 48 horas, según el tipo de evento sanitario adverso. La mayoría de sus integrantes tiene experiencia en misiones sanitarias internacionales y la participación es totalmente voluntaria.

El Contingente predica como principios fundamentales de su accionar: la solidaridad, el humanismo, la defensa y el ejercicio del derecho humano a la salud así como la promoción al derecho humano a la paz.

En la primera línea de combate

La primera emergencia a que se enfrentó el Contingente, pocos días después de su creación, fue en Guatemala, para asistir a la población afectada por las inundaciones ocurridas en octubre de 2005. Un total de 688 profesionales de la salud asistieron a más de 477 mil personas y salvaron la vida de más de mil 300.

Se destaca además la labor del Contingente tras el impacto del terremoto de octubre de 2005 en Pakistán, que ocasionó la pérdida de 70 mil vidas humanas, 100 mil heridos y 3 millones de personas sin hogar. En un periodo de casi ocho meses, los más de 2 mil profesionales de salud cubanos atendieron a más de un millón 700 mil pacientes. Se realizaron más de 14 mil operaciones de cirugía, más de 166 mil sobrevivientes recibieron tratamiento especializado de rehabilitación y salvó la vida a más de 2 mil.

Cuba, con el respaldo de este Contingente, fue de los primeros países del mundo en dar respuesta al llamado de la Organización Mundial de la Salud y la Organización de Naciones Unidas para enfrentar la epidemia de Ébola en África en octubre de 2014. En menos de dos semanas más de 5 mil médicos y enfermeros cubanos se ofrecieron de manera voluntaria para combatir la epidemia; de ellos se seleccionaron y adiestraron más de 500 profesionales de la salud; y finalmente, participaron 256.

Así mismo, en el año 2010,   los médicos cubanos se enfrentaron a la epidemia de cólera en Haití, en donde se brindaron  servicios de salud a más de 400 mil personas y se salvaron la vida de aproximadamente 76 mil. El Contingente estuvo presente en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry en salas de tratamiento contra el Ébola, en las que se atendieron a más de 2 mil pacientes. Fue la única misión médica que brindó asistencia sanitaria directa a pacientes con Ébola. Durante este período, fallecieron dos integrantes del Contingente “Henry Reeve” por malaria y se enfermó un profesional de la salud de Ébola, el cual se recuperó satisfactoriamente.

Por ésta destacada participación que conmovió al mundo entero, el 26 de mayo de 2017, el Contingente recibió el premio Dr. LEE Jong-wook de la Organización Mundial de la Salud en la ceremonia de su 70ª Asamblea. En esta ocasión, el presentador del premio, IHN Yohan, quien preside la Fundación Coreana por Servicios de Salud Internacional expresó “el Contingente Henry Reeve ha diseminado un mensaje de esperanza a todo el mundo”.

Las Brigadas Henry Reeve y la COVID-19

Ante la calificación de la COVID-19 como pandemia, mayor peligro sanitario al que se ha enfrentado el mundo en el siglo XXI, el Contingente “Henry Reeve” se preparó para asistir a los pueblos que lo solicitaran. En el lapso de cinco meses, su presencia ha llegado a 39 Estados. Ha atendido a más de 550 mil 900 personas y salvado de 12 mil 488 vidas. Han participado más de 3 mil 800 profesionales cubanos de la salud, de los cualesel 61,2 % son mujeres. De las 52 brigadas constituidas para el enfrentamiento de la pandemia, 43 se mantienen prestando servicios de salud en 33 naciones.

Para muchos países del mundo, el primer contacto con Cuba ha sido a través de nuestros profesionales de la salud, y de los países asistidos durante la pandemia, algunos recibían colaboración médica por primera vez, como es el caso de los países europeos, las islas de ultramar y países africanos.

Al recibir la primera brigada del Contingente que regresó a la Patria, luego de enfrentar esta pandemia en Lombardía, Italia, el presidente Miguel Diaz Canel Bermúdez expresó:

Ustedes representan la victoria de la vida sobre la muerte, de la solidaridad sobre el egoísmo, del ideal socialista sobre el mito del mercado. Con su noble gesto y su brava disposición a desafiar la muerte para salvar vidas, ustedes han mostrado al mundo una verdad que los enemigos de Cuba han pretendido silenciar o tergiversar: ¡la fortaleza de la medicina cubana!