Para el amanciero Rolando Guevara Cabrera el ingreso a los Comités de Defensa de la Revolución marcó su vida, porque es de esos hombres que no se conforman con lo hecho y siempre les queda algo en el camino a la perfección.

Su entusiasmo y capacidad de liderazgo han sido recompensados con la confianza de los residentes de la zona número 13, en el Reparto Jardín, municipio de Amancio, de la que es coordinador.

Tuvo el privilegio de representar a sus compatriotas en el Sexto Congreso de la mayor organización de masas del país, experiencia que lo motivó a imprimir energías al trabajo cederista en la base.

El ejemplo de Guevara, quien no concibe el resultado sin el apoyo de la comunidad, hizo posible rescatar la formación de valores y el sentido de pertenencia y responsabilidad de los vecinos, así como el reforzamiento de la vigilancia revolucionaria.

Integrante del secretariado no profesional de la Coordinación de los CDR, en Amancio, Rolando comparte sus funciones como director de la escuela para la formación de nuevos dirigentes de base, enclavada en el seminternado Abel Santamaría Cuadrado.

La constancia y amor a la tarea encomendada, le hicieron merecedor de la condición de delegado al Congreso Municipal Cederista, por lo que está seguro de que será un escalón superior en el perfeccionamiento de la obra revolucionaria.