Matha Urquiza Atencio es de esas personas que a fuerza de estar presentes, se vuelven indispensables. Como inquieta abeja se le ve de un lado a otro buscando qué hacer para saciar su sed de sabiduría.

Para esta amanciera no hay mejor regocijo que ver a cada instante cómo brota la vida de la más tierna de las semillas, plantada con sus manos laboriosas.

A esta encantadora mujer, locuaz y amante de la conversación, le apasiona el Medio Ambiente sin el cual no concibe la vida, por eso el patio de su vivienda se ha convertido en todo un reservorio natural.

Inspiradora del proyecto Ceiba, se va junto a los abuelos de la Cátedra del Adulto Mayor a fomentar jardines, a rescatar árboles frutales a punto de extinguirse, a cultivar especies de nuestra medicina natural y tradicional.

Innumerables son los reconocimientos que atestiguan la pasión de Martha por prolongar la existencia del hombre, el más reciente es el Sello Agroecológico, que otorga la Asociación de Técnicos Agrícolas y Forestales.

Enfrascada en una maestría en Ciencias de la Educación, para ella es un reto vivir en una época donde el desarrollo tecnológico invade las fronteras entre el hombre y el entorno.

Por eso, cada día la vemos recorriendo las calles de Amancio, aconsejándonos enriquecer el patrimonio forestal y ornamental, para legar al futuro un medio sano donde la naturaleza sea más bella con el trinar de las aves, el murmullo del viento, la sombra de los árboles o el perfume de las flores.