Los amancieros despertaron este martes conmovidos con el mensaje de Fidel al pueblo de Cuba, donde anunció que no aspirará ni aceptará el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe, pero con la convicción de guiar eternamente a los cubanos en su pelea contra el imperio.

Medio siglo de intenso batallar frente al enemigo jurado de la Revolución cubana, convierten a Fidel en todo un ejemplo de lucha.

Para Pablo Menocal, trabajador azucarero de esta sureña localidad, a unos 96 kilómetros al suroeste de la ciudad de Las Tunas, la sencillez y honestidad de nuestro máximo líder demuestran que no ambiciona cargos, pues trabajó toda su vida para formar el relevo de la Patria.

Por su parte, Jorge Irzula González, de la emisora Radio Maboas, expresó que nuestro Comandante no se retirará nunca, estará presente entre los cubanos, pues la semilla que sembró hace cincuenta años hoy es un árbol fuerte y frondoso.

En nombre de la nueva generación de amancieros, Yaquel Vargas Castañeda, la primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, esta no es una despedida, pues Fidel continuará combatiendo como un soldado de las ideas, “porque ese mérito se lo ganó por derecho propio, con su audacia e inteligencia”.

Fidel es una leyenda viva, y el ejemplo de su vida y obra inspiran al pueblo de Amancio para construir un mundo mejor y posible.