El Once de diciembre de 1946, se creó la UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, organización fundada tras la segunda guerra mundial a fin de brindar protección a los niños y niñas, para que se respetaran sus más elementales derechos a la alimentación, la salud y la educación, entre otros.

En Cuba celebramos este aniversario número 65 con la satisfacción de que los pequeños que habitan esta pequeña Isla del Caribe son privilegiados pues desde que son concebidos reciben una atención priorizada.

Vale destacar el seguimiento de las embarazadas a través del sistema de salud que evalúa su desarrollo dentro del vientre materno hasta el mismo momento del nacimiento y a partir de que se reciben en las instituciones médicas se les brinda especiales cuidados.

Se les proporcionan una serie de vacunas que los inmunizan contra más de 13 enfermedades y se les ofrecen consultas periódicas para chequear su estado general para que crezcan fuertes y sanos.

Nuestros infantes tienen acceso a la educación de forma gratuita asisten a las vías no institucionales, Círculos Infantiles que los preparan para la vida escolar y luego son incorporados a los centros del sistema nacional de enseñanza para que se formen integralmente  y se preparen como hombres y mujeres de bien.

Tienen acceso al deporte, la cultura, la recreación sana, cuentan con una organización que los representa y donde pueden plantear sus inquietudes.
Cuba fue una de las primeras naciones en firmar la convención de los derechos del niño, muestra de la voluntad política del estado cubano, convirtiéndose en vanguardia en la prevención y protección de los derechos de nuestros príncipes enanos y ejemplo para el mundo.