Roberto Gerpes Izada. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Cada 17 de mayo se convierte en una jornada de celebracion en Cuba, coincidiendo con dos fechas historicas, el vil asesinato del campesino Niceto Pérez en 1942, hecho que sirvió de motivación para que años mas tarde, en 1959, Fidel eligiera este día para promulgar una ley que favorecía al campesinado cubano, la Ley de Reforma Agraria.

A consecuencia del enfrentamiento al nuevo coronavirus, pandemia que afecta a gran parte del mundo, las celebraciones hoy serán diferentes, pero no cambiarán en nada el deseo de nuestros hombres del campo de cultivar la tierra y producir alimentos para el pueblo.

Reynaldo Fernández Ferreiro. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Este es el caso de la familia Ferreiro en Amancio, quienes hacen de la finca La Gladys una fuente de extraccion de alimentos, así lo corrabora el joven ingeniero en agronomía, Reynaldo Fernandez Ferreiro, seguidor de los pasos de sus antepasados.

"En nuestras tierras, donde el principal fuerte está en los cultivos varios, se convinan mis conocimientos adquiridos en la carrera con las experiencias de mi abuelo y el resto de su desendencia, asi logramos grandes produccines y cumplir con la palabra empeñada con el estado".

Nos cuenta el joven campesino que en las 5 caballerías de tierra que heredaron de su abuelo, de origen español, no solo se dedican a los cultivos varios, también incursionan en las hortalizas, la ganaderia y la cria de cerdos.

Pero al igual que en la finca La Gladys, las tierras de los Gerpes se convierten en muy productivas. Ahora de manos de Roberto Gerpes Izada, uno de los hijos del viejo Rolando quien posee un area de algo más de 9 hectáreas las cuales tambien se dedicaron hace un tiempo a la ganadería.

Hoy por desicion de los hijos y nietos, herederos de esta gran fortuna que representa la tierra, se eligió fomentar los cultivos varios con grandes plantaciones de granos como el frijol y el maíz, cumpliendo las entregas al estado en cada etapa conveniada.

Ambas familias campesinas, como el resto de los hombres y mujeres del campo en Amancio, el mas occidental de los municipios tuneros, conocen de la situación epidemiológica que enfrenta el país lo que conlleva al aplazamiento de las acostumbradas celebraciones del 17 de mayo, Día del Campesinado Cubano, sin embargo todos mantienen su compromiso de producir para apoyar la oferta de alimentos al pueblo, su principal misión.

Hoy se resalta la fecha desde el surco y en familia, más adelante habrá oportunidad para un gran festejo donde se incluya una victoria más, esta vez contra la Covid 19, porque entre todos lo lograremos.