Día de los padres

De aquellas recia figura que solo proveía el hogar del sustento económico, hoy ocupas un rol diferente prodigando amor y ternura a tus retoños.

Tu ejemplo me guía, me complace saberte presente, y que estés ahí para mi, nadie imagina detrás de esa figura recia cuanta ternura guardas, de tú amor y tus desvelos.

Extraño los cuentos al dormir, que me llevaras a la escuela, que velaras mi sueño o mi temperatura si estaba enferma, enredarte cuando me peinabas, o cuando  anudabas los zapatos, tú presencia es indispensable.

Me encanta cuando sonríes, o cuando hacemos travesuras juntos y descubro al niño que vive en ti, la manera de  hacerme entender cuando me equivoco.

Tu amor me ayudó a crecer,  a ser responsable, honesta, solidaria, a ser leal, a tomar decisiones correctas, eres mi maestro, y agradezco cada enseñanza me has prodigado.

Compartimos sueños, proyectos y hasta confidencias, eres amigo y protector, que me  has ayudado a transitar por la vida para ser mejor ser humano.

Eres mi maestro cuantas enseñanzas me has prodigado, a ser leal, a no rendirme nunca, porque Padre no es cualquiera, es ese como tú que a pesar de lo larga de la jornada, siempre estas ahí para darme un beso, ayudarme con las tareas, o compartir un paseo, ojala siempre estés ahí para mi, ahora soy yo quien cuida de ti para retribuir tantas horas de amor. Felicidades Papá.