Imprimir
Categoría: Sociedad
Visto: 192

Foto: Rafael Aparicio Coello

Continuar con la producción de alimentos a pesar del recrudecimiento del bloqueo y  los contratiempos a causa de la Covid-19,  resulta el principal compromiso del campesinado en el municipio de Amancio, ratificado durante los ultimos dias por los integrantes de las Cooperativas de Créditos y Servicios de la localidad.

Los encuentros sotenidos en las 15 agrupaciones de este tipo existentes en la localidad, tuvieron como objetivo esencial al llamado a continuar con el trabajo intenso, evitar el hurto, cerrarle paso al desvío de las producciones, enfrentar el acaparamiento, pero sobre todo, crecerse frente a la crisis con los recursos que cuenta el país.

Hay que reconocer que en esta parte de la gegrafía tunera se aprecia un esfuerzo mayor por parte de los hombres y mujeres de campo. No obstante, permanecen dificultades identificadas que impiden la obtención de resultados superiores.

Por ejemplo, la falta de combustible, constituye la principal traba a la hora de surcar los terrenos, desmontar la yerba y el marabú. Tambien el insuficiente trabajo de las juntas directivas en la firma de contratos entre fincas y la Empresa de Acopio, la escasez de abono orgánico, los insecticidas y demás productos quimicos.

Pero la tan acudida frase “pensar como país”, no puede ser una fría consigna. Significa, en buen cubano, buscar alternativas y soluciones a los problemas presentes que se reviertan en quintales de productos en pos de mejorar la alimentación del pueblo. Más aún en las CCS, donde se produce lo que consume el pueblo en placitas y mercados.

Se trata de retomar viejas práticas nacidas en tiempos de período especial, y suplantadas por malos vicios como la importación. Hay que desemplovar métodos, acudir a quines peinan canas en materia agrícola.

El reto es que todos se sientan parte del gran esfuerzo nacional para extraer del surco la mayor cantidad de alimentos posibles. Solo así estaremos pensando como pais.