Por un monto superior a los tres millones y medios de pesos convertibles, un grupo de importantes obras fueron inauguradas o reinauguradas en el municipio de Amancio, como parte de las actividades salutatorias del quincuagésimo tercer aniversario del triunfo de la Revolución Cubana.

El Once de diciembre de 1946, se creó la UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, organización fundada tras la segunda guerra mundial a fin de brindar protección a los niños y niñas, para que se respetaran sus más elementales derechos a la alimentación, la salud y la educación, entre otros.

En Cuba celebramos este aniversario número 65 con la satisfacción de que los pequeños que habitan esta pequeña Isla del Caribe son privilegiados pues desde que son concebidos reciben una atención priorizada.

En Cuba la principal divisa es el ser humano, en este verde caimán, la atención de sus hombres y mujeres es una prioridad y se le brinda garantía absoluta de sus derechos.

Aunque Estados Unidos se empeñe en decir lo contrario la realidad es otra bien diferente y no puede ser ocultada sale a luz con la fuerza del sol, pues son muchos los ejemplos del respeto a la dignidad humana.

Inspirados en el ejemplo de Armando Mestre Martínez, Asaltante del Moncada, expedicionario del Granma y mártir del sector que representa a los trabajadores del sindicato de la construcción, los obreros de este frente en el municipio de Amancio impulsan importantes obras de beneficio social.

A solo diez años de creadas, las salas de televisión ocupan un lugar importante  en la vida de los amancieros que habitan en las zonas rurales de nuestra geografía amanciera, ubicada al sur de Las Tunas.

Este importante programa de Salas de Televisión, surge por idea del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con el objetivo de eliminar el vacío informativo de una parte de la población cubana, dada su lejanía de las cabeceras municipales y provinciales.