Imprimir
Categoría: Economía
Visto: 221

Taller de producciones artesanales de la empresa Vascal en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Desde que en Cuba se crea la industria ligera, se inicio también la producción de bienes de consumo para la población, sin requerir grandes inversiones y utilizar mayormente como materia prima, desechos de otros procesos industriales.

En el municipio de Amancio al surgir hace varios años la unidad empresarial de base Vascal, se vio un incremento de las ofertas de productos muy demandados, disponiendo de varios talleres como el de la química, la gráfica, carpintería, el textil y el de artesanía.

Con muy buena aceptación, en este sureño municipio se comercializaban productos necesarios en el hogar como escobas, cepillos y escobillones, así como jabas, cestas y sombreros que se elaboraban a partir del guano.

En las unidades del Comercio minorista se podía adquirir betún y tinta para calzado, detergente y jabón líquido, desincrustante, velas y legía, por solo citar algunas de los productos en oferta, que satisfacían las necesidades del hogar, y a su vez, generaban ingresos a la entidad y al municipio.

Pero esto ha ido quedando en el olvido, y según se informa, hoy la mayor problemática está en el reordenamiento del transporte que limita las gestiones por parte de esta entidad en otras localidades.

Esto ha generado el cierre de contratos con otras empresas y grandes industrias y por ende el desabastecimiento de recursos para el desarrollo de dichas producciones, centrandose su objeto social solamente en el taller de carpintería con la confección de sarcofagos y de otras producciones con destino a casos de la seguridad social.

También se priorizan las labores en el de artesanía, donde la fuerza de trabajo es de personas con algún tipo de discapacidad. Allí la disponibilidad de recursos para trabajar, también es insuficiente de acuerdo a la demanda que incluye las exportaciones.

Al final y creo que ustedes concuerdan conmigo, se impone buscar alternativas, superar estos problemas, algunos objetivos y otros subjetivos y crear las condiciones para que algún día, nuestra industria ligera, la que está más a nuestro alcance, vuelva a arrancar su maquinaria y con recursos endógenos retome todas estas producciones, tan necesarias y demandadas en la población.