Día del trabajador agropecuario. Foto: Danay Naranjo Viñales

Con la llegada a Cuba del nuevo Coronavirus se arreció la compleja situación económica que enfrenta la Isla, derivada del recrudecimiento del bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos.

En ese escenario resulta fundamental el rol desempeñado por el sector agropecuario, quienes asumen la responsabilidad de garantizar la  alimentación del pueblo, a pesar de las carencias y contratiempos que aún permanecen activos y, en condiciones diferentes, celebran su día.

Isais Alarcón Angulo, director de la unidad empresarial de Base Integral Agropecuaria de la localidad, explicó que se encuentran inmersos en el cumplimeinto de los planes de siembra correspondientes a la campaña de frio, que pretende sembrar cerca de MIL 932 hectáreas de diferentes cultivos.

Con ese empeño, para el mes de octubre se proponen cubrir 60 hectáreas de frijol, 840 de yuca, 600 de plátano, mientras ya plantaron 8 de tomate para el consumo de fin de año.

En cuanto a la producción de leche, Alarcón Angulo reconoció que existen dificultades en el cumplimiento del plan de entrega a la industria. No obstante, de forma diaria se acopian más de 16 mil litros, de los cuales once mil se destinan al consumo local por las vías establecidas.

Ante la poca disponibilidad de combustibe para las tareas se potencia el uso de la tracción animal y el empleo de métodos tradicionales. Hoy están identificadas más de 300 yuntas de bueyes entre las formas productivas y  en productores individuales, a la vez que se promueve al  empleo de equinos.

Cuba no queda exenta de la afectaciones causadas por la Covid-19 a la economía mundial. De ahí que que la máxima dirección del país exije   mayores esfuerzos por parte de quienes ratifican el compromiso de producir para el pueblo.

En el más sureño de los municipios tuneros se proyectan nuevas estrategias encaminadas a alcanzar la soberanía alimentaria y el demandado autoabastecimiento local, desafíos en los que el sector agropecuario se lleva las palmas.

El 3 de octubre de 1963 se  promulgó de la Segunda Ley de Reforma Agraria y en igual fecha de 1977, durante el Segundo Congreso del Sindicato Agropecuario, se instituyó la fecha Como Dia del Trabajador del sector.