Chequean estrategia de exportaciones a partir de las potencialidades de Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Potenciar las exportaciones es una necesidad que tiene Cuba para elevar la producción de bienes y servicios en función del desarrollo de la economía.

En el municipio de Amancio, se chequeó la estrategia de exportaciones a partir de las potencialidades que existen en las entidades estatales y del sector por cuenta propia.

Salvador Sariol Vistorte, Jefe del Departamento de Comercio Exterior, Inversión Extranjera y Colaboración Internacional en la provincia de Las Tunas, explicó que todo se puede exportar, sobre la base de producciones certificadas y con calidad, e insistió que los compromisos deben asumirse con disciplina y responsabilidad.

Sulennys Iznaga García, directora de Planificación Económica, en esta localidad apuntó que se trabaja en 4 renglones exportables. Alcohol, miel, carbón y azúcar.

Una de las fortalezas está en el carbón vegetal, de ahí que se incrementen los volúmenes productivos para generar mayores ingresos. En estos momentos se diversifican las producciones a partir de la inclusión de la carbonilla y la briqueta, precisó Iznaga García.

Asimismo la unidad empresarial de base Pesca Guayabal, crea las condiciones para insertarse en el mercado internacional, explicó Maikel Ramos Pérez, director de la entidad, ubicada en las márgenes del Golfo del Guacanayabo.

En este sentido Ramos Pérez, informó que se realiza un estudio sobre  el Pepino de mar que está en fase conclusiva, por encontrarse dentro de una de las principales áreas de pesca de estos animales marinos, otro de los renglones que prevén exportar es la Angula, un pez de agua dulce que se encuentra en la desembocadura de nuestros ríos.

El municipio de Amancio, el sur tunero traza la estrategia de las exportaciones a partir de la búsqueda de sus potencialidades para llevar productos de calidad a los mercados internos y externos que generen ingresos y fortalezcan nuestra economía.