Desde  fines del año 2008 inició en el país el proceso de entrega de tierras ociosas o deficientemente explotadas  y se comenzó la implementación del Decreto Ley 259 que persigue aumentar las posibilidades productivas en todos los territorios y la disponibilidad de alimentos para la población, para extraer de la tierra y con nuestros propios esfuerzos el máximo de sus frutos.

Partir de este concepto y teniendo en cuenta las problemáticas enfrentadas, en el municipio de Amancio, se creo una comisión que trabaja en las  deficiencias para eliminar las demoras en los trámites.

Según datos ofrecidos hasta la fecha el municipio ha recepcionado mil 328 solicitudes para 15 mil 196 hectáreas, de las cuales ya están aprobadas mil 48  para un 71,2 por ciento de eficiencia.

A medida que avanza el proceso de entrega de tierras en usufructo en esta localidad se evidencia una marcada preferencia por dedicar estas áreas a los cultivos varios, la siembra de caña, la crianza de ganado mayor y menor, y en inapreciable escala para el cultivo del tabaco y el desarrollo forestal.

Según detalles ofrecidos por Reinaldo Rodríguez López, director de la Oficina nacional de Control de la Tierra en esta sureña localidad tunera, se mantiene el entusiasmo e interés de las personas con posibilidades para la tarea de hacer producir la tierra y de esa forma dar cumplimiento al llamado de incrementar la producción de alimento.

Nos queda claro que sólo el empeño y la tenacidad de cada uno de los que están vinculados directamente a la producción harán posible que se garantice la seguridad alimentaria que tanto  nos hace falta en la actualidad.