Foto: Danay Naranjo Viñales

El campesinado amanciero se alista para desarrollar varios procesos durante la segunda quincena del mes en curso, encaminados a potenciar el cultivo de alimentos de ciclo corto, garantizar la carne para la población durante los últimos meses del año y erradicar algunas dificultades que en estos momentos impiden la obtención de resultados superiores.

El chequeo constante de las contrataciones, así como, de los ratificados en cada forma productiva, constituye un elemento importante que permite mayor control sobre las producciones existentes y con ello un mejor destino.

En ese sentido las autoridades locales exhortan al cumplimiento de las declaraciones juradas, proceso que este municipio, como en el resto de la provincia, muestra dificultades.

Entre las principales problemáticas que afectan en amplio proceso de producción y comercialización agrícola en Amancio figura el impago a los productores.

Por ello, se aboga porque cada campesino reciba el pago en el tiempo establecido por parte de la unidad empresarial de base Acopio. Ello eliminará la desconfianza en las entidades del Estado e incentivará a mayor esfuerzo por producir más.

Aunque en las 23 bases productivas del más sureño de los  municipios tuneros  se socializan experiencias que favorezcan el crecimiento productivo, se imponen nuevas estrategias para incrementar la producción de alimentos y mayor apego al surco, en cumplimiento al llamado hecho por las autoridades nacionales. Solo así se alcanzará la meta de autoabastecimiento y se producirá de forma efectiva.