Producción de alimentos en saludo al 26 de Julio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Los meses de julio y agosto recogen un grupo de fechas históricas, que aunque el país viva hoy una situación atípica ante la afectación por el nuevo coronavirus, estas no deben pasar por alto.

Una de ellas está relacionada con el Dia de la Rebeldía Nacional, que cada 26 de Julio celebramos los cubanos con jubilo y alegría.

Ante el enfrentamiento a la pandemia y la necesidad de apoyar con organización y disciplina al estado en todas las esferas de la vida social, organismos amancieros se proponen variadas actividades atemperadas a estos tiempos.

Una de ellas, y a mi consideración la más importante, es la incorporación de los colectivos laborales al movimiento de trabajos productivos para fomentar la siembra de caña y de alimentos.

También están otros retos como el cumplimiento de tareas y planes que benefician directamente al pueblo y en este caso sobresale la construcción de viviendas, escuelas y otros inmuebles.

No faltarán los matutinos especiales, la limpieza y ambientación de centros de trabajos con propagandas alegóricas a la fecha, ademas del cumplimiento de las tareas sindicales.

En fin que este 26 de julio, aniversario de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, las celebraciones serán diferentes, pero nunca se dejaran pasar por alto, pues forman parte de nuestra historia, a la cual nunca renunciaremos.