Pasos para el cultivo de café en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Es difícil encontrar un cubano que por voluntad propia no deguste una deliciosa taza de café en las mañanas o en su defecto, disfrute de su aromático olor.

Por eso y atendiendo a la alta demanda que tiene entre nosotros el consumo de esta bebida, en el contesto actual que vive el país, se impone desconcentrar su producción solo en zonas montañosas y se trabaja por extender este tipo de cultivo hacia la totalidad de las provincias.

Se reconoce que Desde tiempos remotos este ha sido uno de los cultivos tradicionales y hoy se convierte en un producto de significativa importancia para contribuir a impulsar la economía de la isla.

Por supuesto que ante la decisión de insertar su producción en zonas llanas del país, el municipio de Amancio, localizado al sur-occidente de la provincia de Las Tunas, no se quedará rezagado y desde ya trabaja por impulsar estas producciones, según plantean especialistas en el tema.

Con vista a su introducción en un futuro muy cercano, se lograron posturas en nuestros viveros y hasta la fecha fueron plantadas 6 hectáreas de este grano, con un 100 % de supervivencia.

Por supuesto que la humedad de los terrenos provocada por las recientes lluvias, unido a el sentido de responsabilidad con que se asume la tarea, son las que posibilitan los resultados palpables y que aportaran a la economía del municipio.

Aparejado a esto, en Amancio se procede a incentivar a nuestros productores para su inserción al cultivo del café y por ende garantizan la capacitación correcta para obtener una buena cosecha, óptima y de calidad.

Tengamos presente que en la agricultura como en todo. Preparar bien ahorra tiempo, desengaños y riesgos.