Balance de la ANAP en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales

El análisis del trabajo realizado por los campesinos amancieros durante el último cuatrimestre permite apreciar el compromiso de cada uno con la Revolución, así como, sus proyecciones para enfrentar los actuales desafíos que marcan la sociedad.

Aún cuando los indicadores de eficiencia no son los mejores, pues se aprecian bajos niveles de entrega en algunos como los cítricos, hortalizas y frutales, hay que reconocer la entrega de estos hombres y mujeres que cada mañana brindan su parte desde el lugar que les corresponde.

Sin embargo, muchos coincidirán conmigo en que falta trabajo con aquellos productores que mantienen la conducta negativa, tanto para hacer como para cumplir los compromisos contraídos. Nombres de colectivos que se reiteran de forma negativa siempre que se señalan deficiencias.

Con ellos se debe potenciar el vínculo, incrementar los encuentros y evaluar los resultados de las acciones realizadas, en aras de revertir la situación organizativa y productiva que hoy presentan.

Es cierto que los actuales tiempos demandan métodos diferentes que conduzcan al mismo fin, porque lo que sí está claro es que en sus manos está la garantía de alimentos para el pueblo, y todo lo que se siembre y se coseche tiene que llegar a todos por igual.

Este sector también ha sufrido los efectos del bloqueo y de la Covid-19. No obstante la respuesta de la mayoría siempre llega en el momento oportuno y de ello da fe el abastecimiento de placitas y mercados durante los últimos dias. Que todavía resulta insuficiente, pero se encuentran a menudo, principalmente las viandas.

Además de incrementar los volúmenes de producciones y potenciar la entrega al Estado, también se proyectan por buscar aquellos alimentos que en un futuro, no muy lejano, pudieran generar ingresos a la economía por concepto de exportación.

Restan poco más de un mes para que culmine el actual calendario y el campesinado amanciero se apresta a celebrar el aniversario 60 de creada la organización que los agrupa.

Con tan importante motivación, ya se diseña el plan de actividades en el cual, cada una de ellas persigue el mismo objetivo: hacer más con lo que se tiene.

Los campesinos cubanos nunca han fallado ante el llamado de la Revolución, por ello están conscientes de que en estos momentos el reto es producir, aún en condiciones difíciles.

Balance de la ANAP en Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales