Félix Cutiño Rojas y Cirilo Mensoney Dorten, acumulan, con la suma de los dos, la friolera de 57 zafras azucareras, razón que los acredita como un binomio de macheteros, en el cual sobresalen productividad, disciplina y respeto a las normas técnicas.

Baste decir que en la actual campaña agroindustrial estos dos colosos de ébano han entregado a los basculadores del central Amancio Rodríguez, un total de 130,3 toneladas de caña, alcanzando un rendimiento de 16,6 toneladas diarias, hecho que los sitúa entre los destacados del corte manual en el más occidental de los municipios tuneros.

Musculosos, afables y muy perseverantes, Félix y Cirilo, este último expelotero que espera cumplir misión internacionalista, constituyen un ejemplo digno de imitar por los integrantes de los 12 colectivos de macheteros que, en dos frentes, garantizan el 20 por ciento de la molida del sureño ingenio.

Por eso, con hablar pausado, pero signado por inigualable energía, esbozaron una sonrisa y con la elocuencia y el mérito que otorga el trabajo, expresaron su disposición de mantenerse en los cañaverales hasta que la provincia cumpla el plan de producción de crudo. Siempre como una dupla para respetar.