Los días finales de este mes de marzo sorprenden a los agroindustriales azucareros del municipio cubano de Amancio, en una batalla sin fronteras para acercar a los basculadores del central toda la caña que permita agilizar el cumplimiento del plan de producción de crudo diseñado para la actual campaña.

Con ese propósito, en cañaverales, áreas de la industria, colectivo del transporte y la cosecha manual, se debatió un llamamiento realizado por la dirección política de la provincia de Las Tunas, el cual trata de impulsar las gestiones productivas, signadas por las limitaciones materiales que genera el férreo bloqueo impuesto por las administraciones norteamericanas contra Cuba.

Apegados a una rica tradición en la fabricación de azúcares y otros derivados de la gramínea, mujeres y hombres de esta localidad se esfuerzan por poner en tensión resortes organizativos, ampliar la jornada de trabajo y optimizar el uso de equipos y medios a su disposición.

El cumplimiento del plan de producción de crudo en esta industria del sur tunero vindica al añejo ingenio luego de dos zafras de inactividad estratégica y perpetúa la voluntad de un pueblo que defiende su proyecto social y su identidad cañero azucarera.