Despedida de Rubén Rosales

Dicen sus allegados que fue un ser bohemio, divertido, de buen humor,  que siempre tuvo una sonrisa, un piropo o un halago para cualquier ser viviente que orbitara a su alrededor.

Su voz no llegó a compararse con la de renombrados tenores, pero su amor por las artes y en particular por la música no tiene comparación.

Hizo del bolero una creación. Entonó melodías popularizadas por otros,  pero a todas las ungió con  sello personal, que  escoltado por una personalidad seductora y jovial, grafican una existencia de 72 años.

Prolífera fue su carrera. Carnavales en diferentes zonas del país, concursos, premios, evaluaciones,  escenarios en teatros, plazas, centros nocturnos, programas radiales y televisivos, se unen a sus presentaciones comunitarias, esas que le permitieron el roce atinado con admiradores.

En el recuerdo de sus 7 hijos, 16 nietos y dos bisnietos vivirá la estampa de un hombre bonachón cubriendo su cabeza con sobrero de paño,  gruesa cadena de oro al pecho  y dedos orlados por sortijas.

Quedarán también su sonrisa,  impronta y ejemplo.   Lo sobreviven su desinterés, solidaridad humana, apego incuestionable a la amistad y al cumplimiento de la palabra empeñada.

Hoy cuando estaría cumpliendo sus 72 febreros,   familiares acompañados de sus compañeros,  artistas y amistades, llegan al campo santo para sembrar sus despojos mortales en la fértil tierra que lo vio nacer.

Muchas cuartillas se podrían escribir sobre este hombre que convirtió la vida en un placer y la vivió de la manera que creyó mejor, pero prefiero despedirlo como él solía hacer a sus semejantes: ¡Vaya bien Rubén!

Cumpleaños del bolero

Cuando se dice bolero
Se dice Rubén Rosales
Con destellos de cristales
En su garganta de acero.
Por ser un hombre sincero
Y cultivador del bien,
Cuba quiere que Rubén
-ebrio de encanto propicio-
Celebre su natalicio
Y que cumpla más de cien.
(Luís Martí Casas)

 

Despedida a Rubén Rosales. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Despedida a Rubén Rosales. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Despedida a Rubén Rosales. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar