Imprimir
Categoría: Internacionales

 La asistencia de Cuba a la Cumbre de las Américas es un derecho legítimo, ganado con el apoyo de los gobiernos de la región. Foto: Roberto Suárez La asistencia de Cuba a la Cumbre de las Américas es un derecho legítimo, ganado con el apoyo de los gobiernos de la región. Foto: Roberto Suárez.

LIMA.–Si usted estuvo frente a su televisor, escuchó la radio, leyó periódicos, o navegó por internet durante la última semana, habrá consumido mucha información sobre la VIII Cumbre de las Américas, que tuvo lugar en Lima, Perú.

Se trata de la segunda en la que participa Cuba desde que en el 2015 el Gobierno Revolucionario decidiera tomar parte en ese espacio, conquistado gracias a la resistencia del pueblo cubano y a la presión unánime ejercida por las naciones de la región y su amenaza a la Organización de Estados Americanos (OEA) con dejar de asistir a las Cumbres si permanecía la exclusión de la Isla.

Sin embargo, a pesar de los muchos datos que circularon, hay personas que pudieron no entender lo sucedido durante los últimos siete días. Experiencias de comunicación de grandes y controvertidos eventos como este –plagados de denuncias, reclamos, declaraciones y discursos fuertes que han tenido lugar en diferentes partes dentro del mismo–, demuestran la necesidad de sistematizarlo todo una vez que la tormenta se apaciguó.

Por eso, Granma invita a repasar la respuesta a estas 15 preguntas frecuentes sobre lo que sucedió con Cuba en Perú.

Foto: Sitio oficial de la Cumbre

[Consulte aquí toda la Cobertura Especial de Granma sobre la VIII Cumbre de las Américas]

1. ¿CÓMO ESTABA DISEÑADA ESTA CUMBRE Y CUÁLES ERAN SUS ESPACIOS PRINCIPALES?

El lema central de la VIII Cumbre de las Américas fue Gobernabilidad democrática frente a la corrupción, un tema peliagudo si se toma en cuenta que el mandatario anfitrión de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), se vio obligado a renunciar unas semanas antes debido a un escándalo por actos corruptos, algo que jamás fue mencionado durante estos días.

La Cumbre, además, se anunció como un espacio de confrontación e injerencia contra Venezuela, a cuyo mandatario se le negó la participación. Esta decisión fortaleció ante los ojos del mundo la convicción de que la OEA continúa actuando como un «Ministerio de colonias» de Estados Unidos, pues es la  administración de este país la más interesada en mantener una política hostil hacia Caracas.  

En el segmento oficial, se esperaba la asistencia del presidente estadounidense, Donald Trump, quien de pronto anunció que por primera vez en la historia de este encuentro regional, el país que promovió su surgimiento en 1994, no estaría. En su lugar viajaría a Perú el vicepresidente, Mike Pence, mientras Trump supervisaba desde Washington la terrible guerra que desataría sobre Siria el 13 de abril.

[Lea: Estados Unidos tira la toalla: Donald Trump no asistirá a la Cumbre de las Américas en Perú]

Como parte del programa oficial de la Cumbre de las Américas también tendrían lugar cuatro espacios paralelos e importantes, pues involucraban a la sociedad civil, política y empresarial del continente:

De manera ajena al formato de este evento y en una parte de la ciudad desvinculada de los grandes hoteles y centros empresariales que servirían de sede a la cumbre oficial y sus foros, se desarrollaría una «contracumbre»: la de los pueblos y movimientos sociales de América Latina.   

El actual Secretario General de la oea debería ser tratado por su obsesión con derrocar al Gobierno legítimo de Venezuela. Foto: Caricatura tomada de la prensa



2.  ¿POR QUÉ CUBA PARTICIPÓ SI NO CREEMOS NI PERTENECEMOS A LA OEA?

La asistencia de Cuba a la Cumbre de las Américas es un derecho legítimo, ganado con el apoyo de los gobiernos de la región que manifestaron su interés de que la Isla estuviera presente en este escenario, aun cuando el General de Ejército Raúl Castro ya ha dejado claro que Cuba jamás retornaría a la OEA porque fue, es y será un instrumento de dominación imperialista.

Ni siquiera cuando en el 2009 ese organismo interamericano levantó las sanciones contra la Isla durante su asamblea en Honduras, aceptamos integrarlo debido a su espíritu servil hacia Norteamérica.

Aun así, participar en sus foros y espacios oficiales permite que la voz de la nación caribeña se escuche en espacios de conexión continental de los que antes se encontraba excluida, aunque la dirección de la Revolución ha reiterado que tampoco es imprescindible su participación, pues considera como un espacio más natural para las relaciones con otras naciones a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

[Lea: De Miami a Lima, la Ruta torcida de las Cumbres de las Américas]

Foto:

3. ¿CUÁLES FUERON LAS PRINCIPALES DENUNCIAS DE LA DELEGACIÓN CUBANA?

La delegación cubana rechazó la presencia en Lima, en el marco de la Cumbre, de ciudadanos de origen cubano y organizaciones mercenarias al servicio de gobiernos e instituciones extranjeras, que no cuentan con reconocimiento y legitimidad alguna, que persiguen revertir el orden interno, el bienestar social y el sistema político que hemos elegido los cubanos de manera soberana y democrática.
Igualmente rechazó el formato selectivo y poco transparente  empleado para decidir  la participación de  la sociedad civil en los foros paralelos, en los cuales se admitieron mercenarios y personas sin credibilidad.

Desde la sociedad civil, los representantes cubanos denunciaron la oscuridad en los métodos para elegir al vocero que hablaría ante la plenaria de la VIII Cumbre de las Américas el 14 de abril.

En tanto, desde el Foro de los Jóvenes, los diez representantes legítimos de Cuba rechazaban la exclusión arbitraria a la que habían sido sometidos, pues no participaron ni fueron tenidos en cuenta para estar entre los 50 delegados que estarían en el Diálogo entre la sociedad civil y los actores sociales ante representantes de alto nivel de los gobiernos, el 12 de abril.

Asimismo, fueron reveladas las irregularidades antiéticas en el programa del foro de jóvenes, en el cual también se acreditaron mercenarios, fue cambiado de sede un día antes de empezar, a pesar de que ya había sido publicado el programa, y se leyó ante el Secretario General de la OEA una supuesta declaración final que aún no había sido aprobada por los participantes.

También fueron denunciadas graves provocaciones en Lima, donde se colocaron vallas publicitarias ofensivas sobre nuestro país, como parte de una estrategia de los grupos mercenarios para afectar la imagen de Cuba e intentar mostrarse en Lima como representantes de la sociedad cubana.

Fue repudiada la pretensión imperial y de la oligarquía conservadora regional de imponer los postulados de la Doctrina Monroe, restaurando su hegemonía y el neoliberalismo.

Cuba condenó enérgicamente el pronunciamiento del 13 de febrero en Lima, mediante el cual se limitó la participación del Gobierno venezolano en la VIII Cumbre de las Américas.

[Lea: ¿Por qué la sociedad civil cubana defiende su sistema político?]

La coalición 15 escogió a la cubana Mirthia Brossard, presidenta de la Oclae, como su vocera al diálogo con los funcionarios políticos que tendrá lugar hoy. Foto: Facebook Heidy Villuendas

4. ¿QUÉ FUE LO QUE PASÓ EN EL FORO DE LA SOCIEDAD CIVIL? ¿SESIONÓ O NO?

El Foro de la Sociedad Civil fue organizado por la OEA mediante coaliciones. Cada una abordaba una temática específica y sesionaba de manera separada de las demás. La coalición cubana era la no. 15 y, bajo el nombre «Por un mundo inclusivo y respetuoso», estuvo entre las más numerosas.

Los debates transcurrieron sin problemas. Los participantes, representantes de organizaciones y grupos con prestigio social en Cuba, levantaron sus voces contra la presencia de los contrarrevolucionarios y la turbia metodología de trabajo de la OEA.

Se destacó que es la segunda vez que participa Cuba en este tipo de escenarios y, como en el 2015 en Panamá, se intentó suplantar a la verdadera sociedad civil cubana por una ilegítima.

Al final de la sesión, la coalición 15 escogió a Mirthia Brossard, presidenta de la Organización Continental Latinoamericana de Estudiantes (Oclae),  como su vocera al diálogo entre la sociedad civil y actores sociales con los representantes de alto nivel de los gobiernos

[Lea: La voz de los pueblos enmudece a la OEA y ¿Por qué la sociedad civil cubana defiende su sistema político?]

Foto: Roberto Suárez

5.¿QUÉ SUCEDIÓ EN EL FORO DE JÓVENES?

En el Foro de Jóvenes de las Américas, como en el de la sociedad civil, hubo participación de cubanos en los debates… y denuncias por los métodos de la OEA. Sin embargo, los diez representantes de la juventud cubana debieron enfrentar un contexto políticamente más adverso, pues no sesionaron por coaliciones, sino en tres comisiones en las que había representantes de más de 30 países de América, la mayoría de derecha.

El objetivo de este espacio no era la solidaridad, sino el impulso de liderazgos empresariales y políticos que generaran presión sobre los estados al punto de que estos debieran tomar en cuenta sus prioridades. Por eso, los temas de análisis eran Gobernabilidad democrática y corrupción, desarrollo sostenible; y aspectos de cooperación, institucionalidad y alianzas público-privadas.

El programa de conferencias del Foro fue una inyección neoliberal. La primera conferencia fue de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), ampliamente conocida y «descaracterizada» en Cuba por sus tácticas injerencistas y subversivas con enfoque en los jóvenes. El funcionario Mark Green, a cuyo cargo estuvo esta «lección», un día antes sostuvo una reunión con la crema y nata del mercenarismo cubano presente en Lima.

[Lea: La Usaid es incompatible con las aspiraciones de los pueblos]

De todas formas, los jóvenes cubanos lograron la inclusión en la declaración final, que sería leída ante los Jefes de Estado y de Gobierno, de un pronunciamiento contra la injerencia de unas naciones en otras y en favor de la soberanía; así como el respeto a la multiculturalidad de la región, entre otros aspectos.

Foto: compartidas en Facebook y Twitter

6. ¿SE LOGRÓ DEBATIR EN ALGÚN ESPACIO PARALELO DE LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS?

Sí. Se establecieron diálogos con otras delegaciones del continente en todos los foros paralelos de la VIII Cumbre de las Américas, incluso en el encuentro de parlamentarios y el de empresarios, que fueron menos visibles en los medios de comunicación internacionales.

Mirthia Brossard, vocera de la sociedad civil cubana Foto: Roberto Suárez

7. ¿CUÁLES FUERON LOS MOMENTOS DE MAYOR TENSIÓN?

El momento crítico en la denuncia fue en la mañana del 12 de abril, durante el Diálogo entre la sociedad civil y actores sociales con representantes gubernamentales y ante la presencia de Luis Almagro. En este encuentro, tras mucho insistir y denunciar, finalmente fue autorizada la participación de cinco de los delegados del V Foro de Jóvenes de las Américas.

Durante dos horas, la delegación cubana liderada por la joven vocera Mirthia Brossard denunció sin cansancio la inadmisible presencia de agentes pagados por Estados Unidos para suplantar allí a la verdadera sociedad civil cubana.