Imprimir
Categoría: Reforma Constitucional

Raidelin Arcos, instructora del Seminternado Abel santamaría. Foto: Danay Naranjo Viñales.Raidelin Arcos, instructora del Seminternado Abel santamaría. Foto: Danay Naranjo Viñales.

Cuando el próximo 24 de febrero toda Cuba acuda a las urnas para aprobar la Constitución de la República, la juventud comunista también formará parte de ese momento de la historia patria.

Los jóvenes amancieros tienen sobradas razones para acudir una vez más al llamado de la patria, por lo que desde hace varios días se debate en torno a las características del documento que antes analizamos y hoy se pone a nuestra consideración.

Llegar a cualquier centro laboral es conocer una historia diferente guardada por un joven que desde su espacio ratifica su convicción revolucionaria.

Farah Arcos Soler, joven de la UEB Derivados Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales.Farah Arcos Soler, joven de la UEB Derivados Amancio. Foto: Danay Naranjo Viñales.

Desde el sector azucarero, eslabón importante dentro de la economía nacional, la joven Farah Arcos Soler contó sus razones para aprobar la Carta Magna.

“El simple hecho de ser hija de padres humildes, formada como profesional por esta Revolución, es motivo suficiente para acudir bien temprano a las urnas como buena revolucionaria, agradecida”.

De carácter sencillo y jovial, Farah ha transitado por varios sectores aunque reconoce que se identifica con el azucarero y por eso siempre regresa a él. Esta vez sabe que con su voto mantiene las conquistas para las nuevas generaciones.

“Con nuestro voto del 24 de febrero estaremos ratificando también el carácter democrático de esta Revolución y nuestra voluntad de mantenernos fieles a los principios que distinguen a los jóvenes cubanos. Además estaremos dándole continuidad a las conquistas que hoy tenemos y garantizaremos un futuro seguro y de igualdad para los pequeños que hoy tenemos en casa”.

En estos momentos forma parte del secretariado municipal del sindicato del gremio y en una de las unidades que más aportan al desarrollo local, la Unidad Empresarial de Base Derivados, se sabe protagonista de tan importante batalla.

“La juventud es el grupo etáreo preferido por los enemigos de la Revolución para intentar destruirla. Pero al menos con los amancieros la Patria está segura y su futuro garantizado. Siempre hay detalles que limar, pero es la minoría. Por eso el 24 de febrero estaremos en las urnas bien temprano defendiendo lo que tanto ha costado, porque nos toca mantenerlo como garantía de esa Patria libre y soberana que hoy disfrutamos”.

Una historia similar encontramos en el Seminternado Abel Santamaría Cuadrado donde Raidelín Arcos Medel se desempeña como instructora de Artes. Desde su tribuna también alzó su voz.

“La educación es una de las principales conquistas de nuestra Revolución y la Cultura se ratifica como cuna del porvenir. Si unimos ambas, ahí estamos nosotros los instructores de artes. Con esa misma dualidad de compromiso y responsabilidad también votaremos sí por esta Constitución que es la de nosotros el pueblo humilde y trabajador”.

“Pienso que está bien lograda y se parece bastante a la Cuba que queremos para el futuro y para nuestros niños, esos que estamos formando en la aulas”.
Múltiples historias se comparten por estos días con motivo del referéndum constitucional del próximo 24 de febrero. Todas coinciden en el motivo más importante que convoca para acudir a las urnas: sentirse cubanos.