Protección al medio ambienteTodos nos quejamos del intenso calor que nos agobia en estos tiempos, pero no todos asumimos una postura de defensa del ecosistema que conduzca a un clima más favorable.

Alguien que sí se toma en serio este asunto es el personal de la Empresa de Aceros Inoxidables (Acinox), una de las entidades que consolida los éxitos de su Programa y Estrategia de lucha contra la contaminación y, al unísono, lucha por mantener el prestigio ganado como una de las líderes en su sector.

"Se trata de producir acero más seguro y saludable porque la calidad, la seguridad y el medio ambiente son estratégicos en la competitividad", subraya la ingeniera Victoria Serrano Pérez, responsable de coordinar allí las acciones de ciencia, tecnología y medio ambiente. "El Programa abarca los suelos, el agua, la atmósfera y los recursos naturales, con un enfoque integrador que permite gestionar el proceso productivo y mejorar continuamente la gestión".

Así, las mejoras tecnológicas y modificaciones a diferentes elementos en la planta de tratamiento y depuración de humo previnieron la emanación a la atmósfera de más de 21 mil toneladas de polvo que han sido depositados en rellenos sanitarios o aprovechados en la fabricación de colorantes y pinturas en cooperación con entidades constructoras y las industrias locales.

También han logrado sustituir equipos de climatización no ecológicos por otros que emplean gases refrigerantes no lesivos de la capa de ozono y contribuyen a un aire más limpio con la reforestación de unas 10 hectáreas circundantes a sus instalaciones. Para el agua tienen estrategias. Ya bien construyendo una conductora desde la presa El Cornito o recirculándola hacia el decantador vertical y horizontal de manera que no dañe los reservorios subterráneos.

CONCIENCIA ECOLÓGICA, UNA NECESIDAD

Cuando uno de los factores que más elevan la carga contaminante en la provincia es el alto porcentaje de entidades que tienen problemas en los sistemas de tratamiento de residuales, vale reflexionar en el ejemplo de Acinox, centro que ganó en 2007 el Premio Nacional de Medio Ambiente.

Según expresó Cándido Alberto Medina Segura, máster en Gestión Ambiental, que atiende el Programa de Contaminación y Productos Químicos en la delegación provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), los centros de mayores dificultades son las industrias azucareras, especialmente los centrales Guiteras y Amancio Rodríguez. Comparte esta situación el hospital Guillermo Domínguez, del municipio de Puerto Padre.

"Hay 87 fuentes contaminantes inventariadas en 13 cuencas hidrográficas a nivel provincial, la situación no es la más halagüeña. Tenemos un caso difícil en el CP4, que es el colector principal donde paran todos los residuales de la ciudad. Es totalmente disfuncional, no cumple con los requerimientos técnicos, la laguna está llena de vegetación acuática e incluye los residuales del hospital, que son agresivos al ambiente.

"Otro de los problemas son los llamados rellenos de los vertederos, donde se dispone mal el residual y lo tapan sin condiciones. No hay conciencia tampoco en la población que vierte desechos en los ríos, arroyos y además se hace un mal uso de los aceites usados, expresa Cándido.

Esta es una provincia que aumenta su carga contaminante. Por ello es prioridad gestionar integralmente los destinos de los principales desechos sólidos. El especialista del CITMA destaca como elemento positivo la materialización a partir del año próximo de un control administrativo, con el cual las entidades harán una declaración jurada de lo que generan y tendrán la obligación de monitorear los residuales, con el empleo de laboratorios.

El territorio tiene resultados alentadores en el programa de gases refrigerantes. Hay un proyecto de reconversión, con el que se cambian máquinas que son consumidoras de energía eléctrica por otras ecológicas, ahorrando combustible fósil. La Oficina Técnica de Ozono ha cambiado en Las Tunas 6 máquinas. Además, existe un aula de buenas prácticas, que está en el Politécnico XI Festival, donde se capacitan estudiantes y técnicos. Queremos ampliarlo a todas las entidades que trabajan con refrigeración", agrega Segura.

En Cuba la protección al medio ambiente tiene un carácter constitucional y está refrendado en el Código Penal. Crear conciencia ecológica es tarea de todos, pues, como dice Cándido: "No es producir, sino hacerlo de manera sostenible.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar