Claudia María Vázquez Bermúdez, pionera de Las Tunas.     Foto: Ángel Luis BatistaClaudia María Vázquez Bermúdez, del seminternado Jesús Argüelles Hidalgo, del municipio de Las Tunas, es uno de esos infantes que nos hacen sentir orgullosos. Con apenas 11 años me recuerda la frase martiana: "Así queremos que los niños de América sean: hombres que digan lo que piensan, y lo digan bien: hombres elocuentes y sinceros".

Ella integra la delegación tunera que participará en la Asamblea Nacional de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), que se desarrollará en La Habana entre los días 15 y 17 de julio.

"Es un honor para mí representar a la provincia en la Capital. Allí llevaré temas relacionados con el protagonismo pioneril, también los logros que hemos alcanzado, la formación vocacional y orientación profesional, y lo que nos falta para ser mejores", apunta esta pequeña, con grandes dotes de comunicadora.

Consciente de su papel en la sociedad, defiende valores como la honestidad y trata de inculcarlos en otros. Agradece el apoyo de sus maestros, colegas del colectivo escolar y de Yusmila, su mamá. "Para mí la escuela es un hogar, comparto con mis compañeros desde el círculo infantil, hemos aprendido a convivir juntos y aprendemos mucho. Somos como una familia", apunta.

Reconoce que ser jefa de colectivo no es una tarea fácil, pero sí muy hermosa.

"Es satisfactorio que te pregunten cuáles van a ser las actividades del mes y sentir el interés de los pioneros por su organización. Esto me hace querer optar en un futuro por la carrera de Educación porque me gusta mucho enseñar".

Sonríe, me agradece los elogios por su preparación y alegría, cualidades que distinguen a los 10 pioneros que irán en la cita nacional, junto al guía Ángel Ramón Labrada y Yairis Fernández Rodríguez, quien concluyó su labor como presidenta provincial de la OPJM. El lunes último el memorial Vicente García los acogió, ante la presencia de Aymara Guzmán Carrasana, presidenta nacional de la OPJM, quien reconoció la calidad del proceso asambleario.

"Estamos contentos de que nos escuchen con respeto y amor, que podamos aportar nuestra opinión porque en otros países no es así. En Cuba se respetan los derechos de los niños", concluyó Claudia, en cuyos ojos se resumen todos nuestros esfuerzos por lograr cada vez una sociedad mejor.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar