Antonio Maceo Grajales y Ernesto (Ché) Guevara de la SernaLa vida en ocasiones se gasta caprichos que luego la historia se encarga de magnificar. Así, quiso la casualidad que el día 14 de junio vinieran al mundo, para orgullo de quienes aman la libertad y la justicia, dos figuras cuyos legados trascendieron su tiempo para convertirse en reservorios de ideas y en banderas de combate: Antonio Maceo Grajales y Ernesto Guevara de la Serna.

Nació Maceo en el indómito Oriente, el 14 de junio del año 1845. El Titán de Bronce, como lo bautizó en la manigua insurrecta su compañero de ideales, Manuel Sanguily, comenzó la guerra de simple soldado y terminó de Mayor General. En más de 800 combates recibió 26 heridas. Peralejo, Mal Tiempo, Coliseo y Cacarajícara, entre otros batallas, testimonian su valor.

Fue, junto a Máximo Gómez, protagonista de la Invasión a occidente en la guerra de 1895. Durante la épica acción recorrió 424 leguas en 90 días, al frente de mil 500 hombres semidesnudos y pobremente armados, con los cuales le presentó combate a mas de 20 mil soldados españoles. Este hecho suele considerarse como la mayor proeza militar del siglo XIX.

En lo político fue también un hombre de talento. "Maceo tiene en la mente tanta fuerza como en el brazo", dijo de él Martí en un artículo publicado en Patria el 6 de octubre de 1893. Y ahí está para confirmarlo la Protesta de Baraguá, cuando se opuso virilmente al claudicante al Pacto del Zanjón, que solo garantiza paz sin independencia. Maceo cayó en combate el 7 de diciembre de 1896.

El Che, por su parte, nació en la argentina Rosario, el 14 de junio de 1928. Vislumbró desde pequeño que solo una revolución podía traerles la justicia a los desposeídos del mundo. Con aquella voluntad que, según sus palabras, "forjó con delectación de artista", se impuso una profunda formación política basada en el humanismo, complementada con la profesión de médico.

En México hizo contacto con el Movimiento 26 de Julio dirigido por Fidel. Vino en el Granma y pronto la Sierra Maestra admiró sus cualidades de mando y dotes de guerrillero, cualidades que le propiciaron el honor de ser el primer rebelde ascendido al grado de comandante. Se impuso al asma y salió adelante. La reedición de la Invasión a occidente corroboran su genio militar.

Después de 1959, cumplió importantes tareas políticas, en las que dio muestras de su brillantez intelectual y aguda inteligencia. Internacionalista por naturaleza y convicciciones, tomó de nuevo la adarga, porque "otros pueblos del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos". El Guerrillero Heroico, como lo llamó Fidel, murió en Bolivia, el 8 de octubre de 1967.

En nuestra provincia, numerosas escuelas, parques, hospitales e instituciones llevan el nombre de estos dos héroes. Maceo y Che andarán unidos por siempre en cuanta batalla anime la construcción de un mundo mejor.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar