Para quienes laboran en el Programa Materno Infantil de esta provincia constituye un logro y a la vez un reto no reportar fallecimientos maternos durante este 2016, a pesar de que varias de las puérperas atendidas presentaron problemas de salud con riesgos para la vida.

En el actual período también se reporta una tasa de mortalidad infantil de 4,7 por cada mil nacidos vivos. Tres de los municipios de la provincia (Jesús Menéndez y Majibacoa) no reportan muertes infantiles en niños menores de un año.

Los avances del PAMI realzan la constancia del personal que despliega estrategias para lograr la excelencia en la asistencia. Las mujeres, desde las primeras semanas de gestación reciben una atención diferenciada, principalmente las de riesgo incrementado: obesas, hipertensas, desnutridas, en edades avanzadas o en la adolescencia.

Según Luis Manuel Pérez Concepción, director provincial de salud, se prevé concluir el año con una tasa de mortalidad infantil acorde al propósito nacional como resultado del quehacer diario de los equipos de salud, el colectivo de la maternidad y de los hospitales del territorio.

Para alcanzar mejores indicadores son necesarias la integración de los organismos, instituciones y organizaciones de masas, el fortalecimiento del programa del médico y la enfermera de la familia, y la promoción de las acciones preventivas desde la comunidad, principalmente con las mujeres en edad reproductiva. Estas estrategias contribuyen a consolidar las conquistas del sector y a abrazar un mañana con más vidas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar