Premios provinciales de cultura en Las TunasLas Tunas: Los premios provinciales de Cultura Comunitaria en las categorías de personalidad, institución y proyecto fueron entregados hoy en esta ciudad, especialmente dedicados a los 25 años del CIERIC y los 90 de Fidel Castro.

En la primera de esas modalidades, el galardón fue para el poeta Miguel Mariano Piñero Martínez, líder del Grupo Nacional de Escritores Rurales (GNRARTE) del poblado de San José en el sureño municipio de Colombia, cofradía cuya nómina asciende a 90 miembros de 11 provincias del país.

La labor de Miguel, apoyada por otros autores y habitantes de su terruño, ha impulsado sobremanera el quehacer literario en la zona, a través de talleres de escritura y de repentismo, peñas y círculos de interés que durante todo el calendario dan la posibilidad de superarse a niños, jóvenes y adultos.

"El premio está lejos de ser solo mío -dice Piñero a 26 digital-, lo comparto con muchos colaboradores, se lo obsequio a jóvenes como Reinier Hernández y Argelito Carrazana, que acaban de obtener lauros nacionales; a los niños de la escuela Victoria de Girón, que han logrado en décima el primer lugar nacional en las últimas cuatro ediciones del concurso Leer a Martí; y a los pobladores de San José, que humildemente acogen en sus casas a los artistas invitados cuando hacemos el encuentro del Grupo".

La biblioteca pública Julio Antonio Mella de "Amancio" mereció el lauro en la categoría de institución. Su director, Yanco Molina Brizuela, comenta que la comunidad es pieza clave en la programación del centro, pues con diversas iniciativas, en su mayoría de promoción de la lectura, se inserta en los seis consejos populares de la localidad.

Miguel Mariano Piñero, un hombre que le ha dado todo a su comunidad"Contamos con 32 minibibliotecas y 14 casas bibliotecas, estas en viviendas de personas que voluntariamente han accedido a tener colecciones de textos para uso de todos. Intencionamos el trabajo con la tercera edad, la información sobre las infecciones de transmisión sexual en los jóvenes y el Programa Educa a tu Hijo. Desarrollamos el proyecto Un sueño, mil fantasías, que nos permite hacer actividades con los infantes y relacionarlos con nuestro fondo literario", concluye Yanco.

Dos proyectos comunitarios recibieron el cetro en el apartado restante, Boquerón, un espacio azul para la cultura, de Puerto Padre y SCLAT, de Jesús Menéndez. Ambos ostentan historias de vida realmente admirables.

El de la Villa de los Molinos, fundado en el 2007, ha convertido al lugar sede en sitio privilegiado del arte, formando escritores, respetando las tradiciones de un pueblo de pescadores y exhortando a pequeños y adolescentes a practicar manifestaciones como la danza, el teatro y el canto. Su desarrollo, estable y ascendente, ha sido tal que sus citas forman parte de la programación oficial del municipio.

SCLAT, coordinado por Guillermo Céspedes Díaz, nació hace una década en la casa de cultura José de la Luz y Caballero. Aunque al inicio se dedicaba exclusivamente a promover las artes plásticas en interesantes giras que sus protagonistas realizaban a distintos puntos del municipio, hoy ya reúne al teatro, la danza, la literatura y la música.

"Hace dos años que nos centramos en la comunidad de la playa La Herradura, vamos cada 15 días y ya vemos resultados. Tenemos un grupo bastante fortalecido de personas incorporadas al movimiento de artistas aficionados, y empezamos a soñar con la categorización de muchas de ellas", confiesa Céspedes.

El jurado este año evaluó 13 expedientes y cada uno de los elegidos serán nominados tuneros a la edición nacional. Los premios de Cultura Comunitaria, auspiciados por el Consejo de Casas de Cultura, se entregan para reconocer a gestores que impulsan a través del arte la participación ciudadana, la transformación social y el aumento de la calidad de vida, no solo entendida en las necesidades materiales, sino también en las espirituales.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar