ChéFue en la madrugada del 9 de septiembre de 1958. La punta de vanguardia de la columna de Ernesto (Che) Guevara rumbo al occidente se encontraba a 27 kilómetros del central Elia, hoy municipio de Colombia. Se detienen a unos 150 metros de una portada del Batey de la Finca "La Federal", Tana.

Siete soldados de la tiranía y un cabo custodiaban la propiedad durante la noche. Los soldados con las luces del jeep hacen la señal establecida para la identificación. Esta es respondida -casualmente- de forma correcta por el Comandante Ramiro Valdés al volante del "pisicorre" de las fuerzas rebeldes, lo que les permite acercarse sin problemas unos metros más.

"¡Alto!, ¿quién va?", preguntan desde la vaquería. "¡El 26 de Julio!", responde alguien del grupo. "¡Aquí la Guardia Rural!", replica el otro. Se abría el fuego. Los soldados se repliegan hasta el Chalet.

Durante el intercambio de disparos, el rebelde Marcos Borrero se refugia tras unos tanques, junto a la puerta del corral. Allí lo alcanzan varios proyectiles enemigos y muere.

El Che es informado de lo ocurrido y se traslada inmediatamente hasta el lugar, ordenando simultáneamente una emboscada en el camino hacia el Central Elia. A propuesta de valiente rebelde Enrique Acevedo, se organiza un grupo de comando integrado por él, Roberto Rodríguez (el vaquerito) y Ángel Fría.

Logran penetrar en el Chalet, en la planta baja no encuentran resistencia y suben por la escalera...allí se inicia el tiroteo. Enrique es herido en ambos brazos y Ángel Fría se fractura una pierna al saltar hacia la planta baja.

El Vaquerito con el fusil de Enrique continúa disparando, combatiendo de forma desigual contra los soldados, momentos después, ya a las ocho de la mañana, salieron cuatro soldados en señal de rendición, el cabo al mando había muerto.

En la emboscada montada en el camino hacia Elia, los soldados de la tiranía logran doblegar al grupo rebelde allí dispuesto y en el tiroteo es herido el revolucionario Dalcio Gutiérrez, que muere poco después.

CUNA DE HISTORIA REBELDE

La finca La Federal es hoy la sala de historia del asentamiento de Tana en el municipio de Colombia. Allí, se atesoran documentos valiosos de la historia como cartas de Fidel al Che, mapas de acciones militares, fotos y evidencias testimoniales del hecho.

Con el Triunfo revolucionario de 1959, son intervenidas las tierras del latifundista Remigio Fernández Blanco -dueño del Chalet- y distribuidas en usufructo gratuito a los campesinos. El poblado se convierte en una granja cañera nombrada Hugo Camejo Valdés, se inicia la electrificación del lugar y el Chalet es convertido en una posta médica.

En 1967, bajo la dirección del Poder Popular de Guáimaro (distrito al cual pertenecía la zona de La Federal) con el propósito de perpetuar la memoria del Che y su paso por la zona, inicia la señalización de los sitios históricos. Fueron ubicadas cuatro tarjas pequeñas en el poblado de Tana y dos en Asturias (lugar donde se encuentran el Che y Camilo luego del combate).

Desde 1991 el trabajo cultural y social se encaminó a rescatar los valores históricos del asentamiento de Tana. El Chalet que fue escenario del combate adopta otras funciones, en el mismo se crea una sala de historia, una biblioteca, librería y sala galería.

La comunidad creció, se construyeron objetivos socioeconómicos para la población como: la biblioteca, una sala de video, el consultorio médico, una escuela, la farmacia, un combinado de servicios, edificios, la empresa Camaronera que da empleo a gran parte de sus habitantes...

Cada año, la comunidad de Tana se engalana con la presencia de autoridades del Partido y el gobierno local, jóvenes destacados de los centros escolares colombianos rememoran el camino de la guerrilla por los asentamientos tuneros y se desarrolla en los predios del chalet un acto político en honor a las víctimas del encuentro armado y en recordatorio a la historia que tocó esa zona sureña.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar